Triunfo y desastre: sobre dos migraciones a OpenOffice.org

Creo que hay que leer este artículo de José Alcántara, nos saltan muchas “inquietudes”, acerca de cómo se están haciendo las cosas en el mundo del software libre (y Venezuela es parte de esa regla), sobre todo, cuando se enfoca al *software libre* desde el ángulo incorrecto.

Maimónines y Séneca se enfrentan …

Maimónides es un sistema de gestión escolar diseñado por una empresa española para interconectarse con el actual  sistema de gestión SENECA (de la Junta de Andalucía), pero en vez de ser un proyecto “como cualquier otro en software libre”, la costa terminó siendo un juego del “gato y el ratón”, intentas hacer algo sin apoyo de la institución que “supuestamente” tratas de ayudar (es como hacer una API libre para interactuar con SENIAT y meses después, el SENIAT cambia su servicio, bueno, así), una empresa “Kodeko”, se dedica a llevar “el desarrollo” de una aplicación “con estándares libres” que busca algo “multi-plataforma” (claro, por aquello de la **interoperabilidad**, eso se lee “debe correr en Windows”), y como siempre, si la Junta de Andalucía no libera estándares ni especificaciones, sin la liberación de la API (para permitir a terceros desarrollar conectores, mejoras y nuevas versiones de Maimónides), la imposibilidad de “ponerse de acuerdo” (SENECA llegó a incorporar funcionalidades para evitar que MAIMONIDES funcionara correctamente) y un sinfín de trabas adicionales, han llevado a Kodeko a tomar la triste decisión, Maimónides deja de desarrollarse.

Del otro lado de la moneda está SENECA, este es un sistema para gestión escolar hecho para la Junta de Andalucía, se “suponía” que SÉNECA sería otro “desarrollo como cualquier software abierto ó libre”, es decir, una comunidad, gente desarrollando, estándares abiertos, etc; al final, la cosa se convirtió en una típica relación “Estado <> Empresa” (¿dónde han visto ustedes eso?) donde la Junta de Andalucía paga por un “software abierto”, dónde la culpa de “la lentitud” siempre el “consultor” se la echará a la base de datos (y terminan usando ORACLE sobre Solaris y Java 2EE sobre WebSphere) Y no importa qué tan “abierto” sea el código, termina siendo una relación “Junta de Andalucía <-> SADIEL-AYESA”, donde ámbos son los únicos que tocan el código e implementan mejoras al sistema, donde la empresa cobra Horas/Hombre, servicios de consultoría y es técnicamente, la única que puede “usarlo, meterle mejoras e implementarlo dentro de la junta de Andalucía”, ¿dónde está la libertad en eso? …

Al final, SADIEL-AYESA (la gran *mega-contratista*) se encargó (metiendo captchas, trampas, desconexiones) de evitar que Maimónides (y me imagino que cualquier otro software) se “interconectara” con SÉNECA y viniera a quitarles “el contrato” de cientos de horas/hombre de mantenimiento por caídas, desconexiones, mal servicio y soporte en general.

Que si para eso vamos, “supuestamente” el código de ORACLE 9i está en las bóvedas de PDVSA, así que “técnicamente” Oracle es software de código abierto, así yo no pueda tocarlo, usarlo o tan siquiera verlo, para PDVSA, *eso* es código abierto.

Dónde software libre, no es gratis

El artículo anterior me llevó de vuelta a la por demás paradójica historia de dos ciudades Alemanas, Freiburg y Munich, que intentaron migrar a “software libre” con resultados diametralmente opuestos.

La ciudad de Freiburg comenzó su migración a “OpenOffice.org”, pensando en que este sistema “le ahorraría costos en licencias” (con 2000 usuarios, serían unos 150 mil ó más dólares al año); al final, el principio por el que mucha gente lo adopta (-al software libre-) es precisamente ese, “es gratis y me ahorro las licencias”.

5 años y 600 mil dólares después, con toda una plataforma inestable y muchos usuarios infelices, la Alcaldía de Freiburg llamó a un consultor Microsoft acerca de las “posibilidades para arreglar el problema”, ¿la solución?, ¡Fácil!, echar para atrás todo, volver a Microsoft Office con una renovación en licencias que costó el primer año sólo 500 mil US$.

El problema derivó del primer enfoque, “ahorro de costos”, por aquello de la “interoperabilidad” y “el derecho a escoger”, mucha gente “por comodidad” se quedó en Microsoft Office, hubo que pagar migraciones de plantillas y macros a OpenOffice, la gente que usaba OpenOffice debía guardar sus archivos como “.doc” puesto que Microsoft Office “no lee” archivos de OpenOffice.org (¡y luego hablan de interoperabilidad los muy cínicos!) y un flujo mixto de documentos “Office-OpenOffice” maximizó las incompatibilidades y los errores, ¿de quien era la culpa?, ¡Por supuesto!, OpenOffice era el culpable de no poder “interoperar” correctamente con Microsoft Office; ¡caso cerrado!.

Del otro lado de la moneda tenemos a Munich, en ella la migración fue “completa” y no fue opcional, a la gente se les “retiraron” sus Microsoft Windows de sus equipos y se les instaló una combinación de LiMux (una distribución GNU/Linux desarrollada directamente por la propia Junta de Munich) y OpenOffice, hoy, la Junta de Munich informa que su migración a software libre les ha ahorrado 13 millones de euros, que tienen 15 mil usuarios completamente felices usando una distribución GNU/Linux y tienen una distribución GNU/Linux certificada con la norma ISO 9241.

La pregunta es ¿cómo lo hicieron?.

El enfoque de la ciudad de Munich fue totalmente distinto, ellos jamás pensaron en “el ahorro de costos”, sino en la primera y verdadera premisa del software libre, la libertad, Munich dedicó un gran esfuerzo e inversión en generar “comunidad”, muchos de sus IT-Administrators y SysAdmins eran miembros de la comunidad (o debían serlo), colocaron personas en lugares *clave* para la corrección de fallas, desarrollo de nuevas características o la construcción de comunidades (que se convertirían, en el largo plazo, en soporte y mantenedores de la misma); tal como Wollmux (el sistema de gestión de plantillas, conversor de templates y auto-texto sobre plantillas) fue un desarrollo netamente financiado por la Junta de Munich, incluso, la Junta donó dinero y apoyó la conversión de OpenOffice a LibreOffice cuando este fuera abandonado por Oracle.

¿Por qué no se podía pensar en *interoperabilidad*?, cada vez que alguien escuche esa palabra, téngalo por seguro que para alguien significa “no importa lo que vayan a montar, mi software por favor no me lo toquen”, en la primera evaluación (que llevó al desarrollo de Wollmux) la ciudad encontró que había nada más y nada menos que 13700 plantillas de documentos y hojas de cálculo con macros “casi una por cada empleado de la Alcaldía” (es como la historia de los 360 software de gestión internos dentro de Banco de Venezuela, para usar uno diario), por ende la migración no es solamente un “abaratamiento” de costos, es la oportunidad para salvar de un ecosistema heterogéneo a una plataforma de IT y casarla con estándares abiertos, que todos conocen y con los que realmente todos interactuan (o casi todos, no fue sino hasta el reciente MS Office 2013 que incorporaron soporte a ODF 1.2, el estándar de LibreOffice).

Y es extraño para muchos, si la premisa principal de migrar a software libre es porque “me ahorrará costos”, que la Junta de Munich haya invertido tanto parecerá ilógico (la Junta de Munich ha pagado, sólo a *freelancers comunitarios* 4 millones de euros para desarrollos particulares sobre Debian, Ubuntu y LibreOffice), incluso HP llegó a pagar un “estudio” donde aseguraba que la Junta de Munich mentía sobre sus cifras de ahorro, que *no estaban contando* los salarios de los cientos de empleados de IT requeridos para mantener el software libre (y la comunidad) y las constantes “actualizaciones” que le hacían a LiMux (que al ser “gratuito”, podías sacar versiones cada vez que la distribución Madre, Ubuntu, sacara nuevas versiones); sin embargo la Junta de Munich se defendió de ese artículo diciendo:

“Contrario a lo que HP clama, el uso de software libre si baja el costo del hardware -ya que exigimos la venta del mismo sin software pre-instalado-, además la empresa (HP) no pudo distinguir (en su informe) la diferencia entre una migración de software y el mantenimiento regular que se le hace al mismo”

Y las cifras que exponen en sus estudios son por demás alentadoras:

Gastos en Licencias, software base e inversión inicial (para 15 mil equipos):

Windows y MS Office:                   11.594.200 Euros

Windows con OpenOffice:              7.394.200 Euros

LiMux:                                                    273.132 Euros

Gastos relativos al mantenimiento de la plataforma (entrenamiento, soporte, actualizaciones, antivirus, Personal, etc):

Windows y MS Office (más servicios) para Munich:     34.143.880 Euros

Windows (con LibreOffice y herramientas libres):          29.943.880 Euros

LiMux:                                                                                     22.822.812 Euros

No por nada, la primera acción de la Municipalidad de Munich *antes* de migrar a Software Libre “no fue” ¡vamos a sacar la calculadora, a ver si las cuentas dan! (como típico gerente de institución pública), fue sacar dinero (12.8 millones de euros) para financiar la migración y emitir una DECLARACION DE INDEPENDENCIA a favor del software libre.

Por algo Florian Schiefel (líder comunitario del proyecto LiMux) expuso:

“Contrariamente a lo que podría creerse, la reducción de costos no fue la razón primordial del proyecto, la motivación fue la Independencia, durante todo el período del proyecto no esperabamos ahorrar dinero siquiera, pero queríamos ser capaces de decidir *por nosotros mismos* cómo queríamos gastar nuestro presupuesto de IT a largo plazo”

Incluso llegaron a sacar una lotería, para ayudar al financiamiento del proyecto …

No es cosa de técnica

Una migración no es un proceso técnico, no se puede tomar, quitar un software y poner otro, o decir con una ley “esto es así, porque yo digo”, es un proyecto de cambio, de abrir mentes, de hacer que las personas entiendan y esten a gusto y agradadas con el cambio (y esto es socialización, no politiquería); Oracle se puede migrar a postgreSQL, no porque la licencia de uno le cueste al Estado 100 mil US$ y la otra tenga costo cero, se puede migrar porque los cien mil los invertirás en fomentar el cambio, el ecosistema de soporte (en Munich el 80% del soporte viene de empresas medianas y pequeñas cooperativas y freelancers creados alrededor del propio proyecto), en pagar “todas esas mejoras que sueñas” y en demostrar que esos 100.000 US$ sirven *para algo más* que comprarle otro Yate a Larry Ellison (dueño de Oracle); podría describir todas las formas técnicas de clusterización y hardware en las que invertiría esos 100 mil US$ para que postgreSQL revolcara por el suelo a Oracle, pero no es la idea ni el fin, el cambio principal viene del hecho de estar libres de patentes, brechas (muchas de ellas, oscuras) en los sistemas, libres de impuestos y “royalties” y tener la libertad de decidir “qué vas a hacer con tu presupuesto”, y en el lado más general, asumir que la LIBERTAD es un VALOR y no UN COSTO.

Acerca de phenobarbital

http://about.me/phenobarbital

Publicado el 17 mayo 2013 en Blogeando!, contraloría social, Cultura Libre, La nota del día, PlanetaLinux, Política, Software Libre y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Alexander Faria

    Estimado amigo, como siempre excelente articulo.. Por lo general la forma en la cual te expresas me parece genial pero con la frase “podría describir todas las formas técnicas de clusterización y hardware en las que invertiría esos 100 mil US$ para que postgreSQL revolcara por el suelo a Oracle” hasta ahora para mi se lleva el premio de la mejor.. Saludos

  2. Microsoft soporta ODF 1.1 (ISO/IEC 26300:2006) en Office desde 2007 SP2. Y ahora soporta ODF 1.2, incluso aunque no sea un estándar ISO todavía. Y además se expandió el soporte de ODF a Office Web Apps en SharePoint, SkyDrive y Office 365 y en Wordpad en Windows 7 y Windows 8, efectivamente convirtiendo a Microsoft en el distribuidor más grande de un cliente ODT preinstalado by default en todo el mundo. Para los que estuvimos en la discusión de OpenXML y ODF en ISO (y votamos en contra de OpenXML) y peleamos hasta hoy por estándares abiertos (como XMPP, silenciosamente siendo removido por el mecenas de muchos proyectos SL con el silencio cómplice de muchos) es indiscutible que hacer OpenXML un estándar abierto (esto para mi dejó de ser discutible desde que Durusau publicó su “poster child for open standards” y hoy en día puedes bajar el estándar sin pagar en http://www.ecma-international.org/publications/standards/Ecma-376.htm puedes acceder a la documentación de APIs, puedes ver videos de como usar el estándar, puedes acceder a software libre para facilitarte el trabajo, etc.) fue una decisión muy valiosa porque permite que muchos desarrolladores fuera de Microsoft interoperen con el formato. No en vano hay muchos productos como QuickOffice que sí interoperan con OpenXML en áreas que LibreOffice/OpenOffice.org no, ¿a qué puedes atribuir esto, Jesús? ¿Al cinismo o al bajo interés por incluir el soporte al estándar? ¿Te acuerdas cuando LibreOffice empezó, que activaron el soporte de escritura para los docx que estaba ya programado pero estaba explícitamente desactivado porque no querían que la gente grabara en este formato? En todo caso, creo que tu post es importante porque abre los ojos – y si queda alguna inquietud con respecto al soporte a estándares abiertos (que no es perfecto, pero es una decisión clara para mover todo un portafolio en el tiempo) con gusto lo chateamos. Siempre es importante estar al día🙂

    • phenobarbital

      Bueno, el soporte ODF 1.1 no fue “muy bueno” que digamos (bueno, tampoco es que el soporte a DOC en OpenOffice lo fue, hay que ser sinceros), considero que ha habido muchos cambios, recordemos que hasta la versión 2003, por ejemplo, MS Office ni se dignaba a soportar nada más allá de estándares públicos como RTF; considero que SkyDrive, Azure y el giro de OpenXML (recuerda que durante la discusión, para la primera versión, había sectores de la ISO “cubiertos de sombras” sin explicar que imposibilitaban la interoperabilidad).
      Creo que se debe, en mayor parte, a la entrada de personas como tú a la casa de Redmond, que buscan guiarlos hacia el camino correcto (interoperar como una manera de crear un ecosistema, más que crear monopolios y hacer un software que “enjaule” a las personas).
      Todo apunta a que las cosas deben cambiar, y no por las áreas técnicas, sino por la conciencia y la forma de hacer las cosas.
      Cuando quieras chateamos! … saludos!

  3. Quería ser un poco más asertivo con mi comentario anterior, la razón por la que creo que es interesante el artículo es porque queda claro que solo costos o solo estándares abiertos o solo marco legal no son garantía de la adopción de software libre (de la misma forma que Microsoft puede apoyar todos los estándares abiertos que quiera pero no va a convertirse en una empresa que solo venda servicios para software libre) de igual manera que los beneficios esperados del software licenciado bajo X, Y o Z licencia pueden no ser tales por el solo hecho de la licencia. Hay muchos otros factores a tener en cuenta entre ellos la comunidad. Por supuesto la licencia te daría la oportunidad de crear tu propia comunidad pero lo que muchas veces fallamos al entender es que los usuarios no están interesados en hacer su propia comunidad y no es su papel hacer su propia comunidad, y todos debemos hacer el mea culpa de haber intentado que lo hagan (típico comentario en charla de: “la culpa la tienen ustedes que son unos necios que no quieren dejar de usar el clip de PowerPoint”) aunque haya fallado en muchos casos (en muchos casos se ha paliado con dinero, lo que se añade a los costos)

    • phenobarbital

      Ciertamente, el enfoque nunca ha sido el más apropiado, ahora se dedican a “estudiar” la ley de infogobierno que a verificar cómo hacer para que SAIME-SAREN-CNE operen de manera transparente entre ellos; como si una ley los fuera inmediatamente a “poner en el camino” (si no se cumplen las leyes de tránsito, mucho menos una ley relativa al uso adecuado de sistemas informáticos en la APN); porque al final, como siempre lo dije en las discusiones, de nada vale una ley de interoperabilidad, ¿quieren interoperabilidad?, simplemente haganle una API abierta (con lo que se les ocurra, sea privativo o no) a SENIAT, SAIME y SAREN y media Venezuela operará mejor, mientras tanto, NO HAY LEY que los salve.
      Si, un *mea-culpa* también, muchas veces se cree que un solo conjunto de factores harán el cambio, lo que hacen es molestar más a los usuarios finales, que terminan regresando y ya con menos ganas de volver …
      Saludos!

  4. Bueno hermano Phenob una ves mas sin palabra que expresar…
    Solo puedo decir me gustaria ir a Munich e investigar sus tecnicas de migracion a la perfeccion para tener una idea de como aplicarla en Venezuela… Con esta paradoja (si pero no) en la administracion publica…

    Que buen Marroncito me he tomado disfrutando leer este Tema, que ayer en la noche lo vi en mi correo, pero decidi dejarlo para leerlo hoy en la mañana….

    Saludos Phenob, aun te debo ese Cafe hermano…

  5. Excelente articulo no sabia el exito de la migracion en Munich, gracias bro! Y totalmente de acuerdo el software libre no es cuestion de ahorrarse costos. Es la libertad su principal beneficio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: