Los jugos de la oposición

Le debía a mucha gente un escrito como este, irónicamente me lo han pedido más gente del chavismo que de la oposición, tal vez por ese fomento de “no ver la viga en el ojo propio”, no están plasmadas ni la mitad de las ideas que tengo en contra de la actual dirigencia de oposición, sin embargo, considero que están plasmadas las ideas que ciertamente nos han llevado a este camino de debacle económica insostenible.-

La culpa de lo mal que estamos, es de todos los venezolanos, no podemos seguir “achacándole” culpas a los demás …

La política de los Jugos …

Es interesante tratar de acostumbrarte a la diversidad idiomática; en mi caso, cuando llegué a Guatemala, me costó comprender que “agua” y “agua pura” son cosas distintas, el “agua” es cualquier jugo de frutas muy claro, generalmente “sin pulpa” (en Venezuela, como los jugos de la “parchita”, “agua de horchata”, mora o la “naranjada”) y extrañamente hablan de “jugos” pero son aquellos “con pulpa” (manzana, pera, etc).
… Y se preguntarán ¿qué tiene que ver esto con política?, Guatemala es un país pequeño, pero tiene una marcada defensa por sus principios e identidad, la mayoría de su población indígena mantiene y defiende su idioma Nahuatl y una cosa importante es su identificación con sus “bebidas”, uno puede ver diferentes “presentaciones” para diferentes clases sociales; pero sea comerse un “chuzo” en un “carrito de perrocalientero” ó sea comer sushi en “Sushi Itto” en la zona 10; podrás pedir cualquier jugo (digo, “agua”) tradicional como “mandarina”, “horchata”, “agua de jamaica” ó “tamarindo”, lo podrás tomar de un “tobo” en la calle, de un “cuartico” (envase de cartón de 150ml que hace años dejó de ser vendido en Venezuela), de una lata de hojalata de 175ml ó incluso en presentaciones de marcas personalizadas de las franquicias.
Dicha “homogeneidad”, no puede ser vista en Venezuela, si vas a comer “empanadas” en cualquier barrio de Venezuela (me encantan las de “cazón” que hacen las señoras “cumanesas” en el mercado Puerto la Cruz) podrás tomar “jugos típicos” cómo Guayaba, Lechoza, Melón, “Semeruco” (Cerecita), Parchita (maracuyá), Papelón con Limón, Tamarindo, Chicha y Masato andino y la muy variada “Tizana”; en cambio (además de ciertas “excepciones” que se hacen sólo por algunos empresarios pequeños) la “industrialización” solo te permite acceder a los “jugos comunes y típicos” de los refrigeradores venezolanos, esas frutas “comunes” de nuestro campo como son “Pera”, “Manzana” y “Durazno”.
Hace un tiempo (3 años exactamente) escribí al respecto (jugos naturales y soberanía), recuerdo aquél “Aló Presidente” donde Chávez criticaba como a una empresa de producción social llamada “Jugos Valera”, que el Estado había “financiado”, teniendo a su alrededor las fincas de Piña, Guayaba, Lechoza y Patilla más grandes del país, se dedicaba a la “importanción” de esencias artificiales para producir Jugo de Pera y Manzana ¿alguien ha visto un árbol de pera en el Estado Trujillo?.

Claro, un par de años después, sólo Lácteos Los Andes había “tomado el consejo” (y a *regañadientes*, la distribución de los mismos no es la más intensa ni la más genuina) y comenzaron a sacar jugo de guayaba y “papelón con Limón”.

Los carteles frutales

Una de las cosas que se defiende con más impetú en este país es precisamente un *desbarajuste* industrial lleno de carteles (para quien aún no esté al tanto del concepto, es la capacidad de las empresas de crear “asociaciones” casi comparadas con las bandas criminales, para controlar la producción, la distribución, los precios y la competencia, además de otra serie de opciones como limitar las ofertas de productos, para obtener el mayor beneficio posible del mercado con el mínimo riesgo, perjudicando a los consumidores); con el cartelismo, las empresas solamente se dedican a producir lo “efectivamente más seguro” y se aplican modificaciones conductuales para que la gente incluso “reniegue” un jugo de tamarindo embotellado; una vez discutía con alguien que decía que “sacar un nuevo jugo al mercado es algo riesgoso” y sin embargo, en paises como Honduras y Guatemala, encontrarás Agua de Horchata embotellada ó el licor y té de coca en Bolivia, queda por preguntarse ¿queremos seguir igual?.

Cuando la harina se vuelve …

El mismo principio se aplica al mercado de las harinas de maíz, nos “encanta” la yuca y la compramos en el *verdurero* de la esquina para nuestras “parrillas de domingo”, ¿qué nos pasa por la mente que no podemos asociar nuestra tradicional y criolla “yuca” con un producto industrial?, La harina de yuca, común en otros países “con menos riqueza” prolifera en varias versiones y acá no existe siquiera una sola versión, igual podríamos hablar de harinas “importadas” para abrirle mercado a la quinua, a la mandioca brasileña ó a la “batata”; la diversificación, parte fundamental del rompimiento de los carteles, es algo imposible de lograr en Venezuela, no sólo en los productos sino sus “presentaciones”; en países pobres como El Salvador, puedes comprar aceite de cocina en bolsas pequeñas o empaques de 250g de azucar, no todo el mundo tiene para comprar 2 litros de aceite vegetal; acá, en cambio, se le ha permitido a las empresas eliminar las presentaciones pequeñas bajo la excusa de que es “más barato” producir envases de 2 litros que uno de 125ml de jugo, perjudicando al pequeño consumidor y a aquellas parejas “recien casadas” que no necesitan comprar 12 rollos de papel toilet por vez (si es que consiguen, claro).

El que pierde, es el que trabaja …

Puedes tomar, cualquier ámbito, en cualquier área, en cualquier sector de la economía y estará plenamente protegido por un cartel, o en su defecto, fomentando espirales especulativas, sólo con la creencia enferma de “la gente paga el producto, no por lo que vale, sino por lo que pueda pagar por él”, cuando ví una portátil “Apple MacBook” en 35 millones de bolívares (35 mil bolivares fuertes), que realmente cuesta 1200US$ (7500 Bs según el dolar “oficial” y siendo “bastante” especulativos con el dolar negro, no más de 25 mil bolívares), nos damos cuenta que en este país, se le ha permitido a la espiral especulativa “convivir demasiado” con la cotidianidad del Venezolano, el candidato de la oposición, Capriles, jamás habló de cómo combatir la espiral especulativa ni como enfrentaría los carteles, tal vez porque FEDECAMARAS y CONSECOMERCIO, dos de los grandes defensores del cartelismo como “protección a nuestra débil economía” apoyan abiertamente su candidatura.-
Tomen como ejemplo, la producción de maíz, tenemos un hombre que se dedica muchos meses a trabajar la tierra, lanzar agro-químicos y fertilizantes, contratar personal para cosechar y/o alquilar grandes máquinas; luego viene un hombre que solamente toma la producción del campesino, la monta en un camión y la traslada a otro lugar, donde será recibida por el intermediario agro-industrial que la procesa, envasa y entrega, a otro transportista, que la lleva a grandes mercados mayoristas, donde un hombre posee un gran galpón donde almacenarla y distribuirla al minorista-detallista que nos vende la harina de maíz  el maíz, en este caso, ha pasado hasta por 5 manos, de las cuales solo una se verá afectada por el control de los precios de venta de la producción, mientras que los industriales ya se han puesto de acuerdo (a través del cartel), para definir un precio de venta que los ayude a ellos a no tener pérdidas.

La oscuridad de la casa

Mi abuela decía “claridad para la calle, oscuridad para la casa”, de esas personas que preferían ayudar a los demás, en vez de su propio hogar, así como se ataca al gobierno (con razón) de andar apoyando a extranjeros (“La crisis del aceite”, producimos girasol, maíz, ajonjolí y tenemos todo el potencial de producir maní, en cambio, le compramos aceite de oliva a España o de soya a Argentina), ¿qué estamos haciendo nosotros para contrarrestar?, atacando el “socialismo” (esta cosa extraña y loca que dicen llamar socialismo, pero es un corporativismo de Estado), decimos “el socialismo es pobreza, es miseria” pero compramos latas de tomates en conserva envasadas por cooperativas del socialismo español y bebemos “agua de ricos” Perrier, que es una cooperativa que administra un manantial con apoyo de Nestlé; negamos “la arepa” en favor del pan y los mayores productores de trigo del mundo, como los Canadienses, están en cooperativas; como buenos “burgueses” bebemos “Champagne”, y la mayoría de los productores vinícolas de Francia estan en cooperativas unificadas con el control de todo el ciclo de producción, sin intermediarios que “prestan el camión”.

Estamos claros, una cosa es “la socialización” de los medios de producción, a través de cooperativas y otros regímenes compartidos de la economía (que nada ponen en riesgo la existencia de otros modos de propiedad, como la propiedad privada) y otra cosa es que el Estado sea dueño de las empresas y los empleados “sus socios” (que al final, sólo toman decisiones transversales); pero también, una cosa es una economía sana y competitiva, con diversidad de regímenes de propiedad y diversos modos de producción y otra cosa es defender “para nosotros” una economía rentista, proteccionista, clientelar y cartelista mientras importamos “todo lo bueno” del primer mundo.

Cuando una oposición entienda y ponga estos temas sobre la mesa, muy seguramente tendrán mi apoyo …

El oposicionismo

Ciertamente no es lo mismo ser opositor que ser un oposicionista, una persona absolutamente negada a aceptar algo bueno de su contraparte, tal como discutía en anterior artículo, que no puedes tildar de “derecha escuálida” a todo aquel opositor no-chavista, no puedes tildar de “opositor” a aquella persona que indica que hasta las canaimitas es “un recurso demoníaco cubanizante, llena de fotos de Chávez para ideologizar a nuestros niños” (¿alguno recuerda como se decía que los bombillos ahorradores tenían micrófonos del G3 Cubano?); soy opositor, como opositor me opongo abiertamente a la defensa de estructuras rancias de poder económico que compiten exclusivamente a averiguar la mejor forma de como nos van a joder mañana.
El problema del oposicionismo tiene mucho que ver con los jugos, aunque no lo crean, no sé si seremos un “experimento del imperio” o simplemente es que somos unos cretinos, pero es imposible para mí asimilar como se defiende más un jugo de Pera que un jugo de Parchita, como se compra más una “Harina P.A.N.” qué una Harina de Quinua y para colmo de las alteraciones idiosincráticas, preferimos una grasa vegetal hidrogenada que la mantequilla, no solo eso, en los hogares venezolanos muchos dicen “pásame la mantequilla”, para referirse a la Margarina.

Pude haber empezado con cualquier artículo, harina, papel toilet, vehículos o plasma sanguíneo, lo que deseen, Venezuela es una gran economía rentista, donde la producción petrolera inyecta dinero para que la gente compre lo que desee sin más limitante de lo que su salario pueda pagar en el gran circo de la espiral especulativa; puedes verlo en chavistas, opositores, escuálidos y “NiNis”, es un arraigo cultural en defensa de esta profundamente mal organizada sociedad ¿eso es lo que se defiende?.

Nunca podré borrar de mi mente al *internacionalista* de Globovisión defendiendo y explicando los mundialmente condenados bombardeos de Israel contra el Líbano (y el hombre ni siquiera es judío-sionista, es simplemente la línea oposicionista del canal), el oposicionismo llega a generar estas distorsiones, igual que vez gente apoyando el militarismo israelí o la intervención en Irak (deberían inscribirse en el partido Republicano, Globovisión a veces parece una extensión de “Fox News: Fair and balanced”), ¿cómo no ser chavista y estar preocupado por estas gentes?, muchos con razón (la mayoría de oposicionistas no leen Aporrea, pero es un buen sitio para empezar) opinan que prefieren votar por Maduro que poner en riesgo “su revolución” en manos de personas intolerantes y oposicionistas.

Es el punto, tal vez sea verdad que “no iban a quitar las misiones”, tal vez Capriles sea “distinto” (no ha hecho mucho esfuerzo por demostrarlo), pero no se ha deslastrado de funestos personajes de la oposición que han dicho cosas como “el bosal de arepas de las misiones” o que “lo más importante es erradicar toda imagen que recuerde a Chávez, regresar a *República de Venezuela”, a la moneda antigua y a la constitución de 1961 (Diego Arria)”; tampoco se ha deslastrado de imagen del 11 de abril, yo tengo memoria de como la gente quería quemar la embajada de Cuba y aunque ví como Capriles saltó la barda para “negociar” (no como lo cuentan los Chavistas, claro está, ya Churchill lo decía, “La historia la escriben quienes ganan”), jamás se va a quitar esa “fama” de estar rodeado de violencia, de llamados a la violencia y pensar que “solo las palabras” calmarán la violencia callejera en el país más violento de latinoamérica; hay que ser inocente a niveles ingenos o ridículamente estúpido para creer que un “tweet” llamando a la calma va a resolver lo que se empezó.

Te presto mi juego

Si, vino el gobierno y montó una olla diciendo que habían incendiado unos CDI, pruebas fotográficas (no digan que son montajes, acá nadie es tan bueno con “fotochó”) demuestran que los CDI no están quemados, ¿y qué?, la mentira fué sembrada y el mito fué creído, el primer día que la gente de oposición se lanzó a la calle, quemó CDIs, mató gente y acabó con todo, ¿cómo se van a librar de eso?.

No te prestes a un juego que no quieres jugar, haber llamado “a la calle a defender el voto” es la cosa más estúpida que he escuchado desde la época de los llamados a la abstención de Henri Ramos Allup, nunca, en la historia de la humanidad, una protesta violenta ha traído nada bueno, ¿qué necesitó Hitler para *acabar* con la oposición?, tan sencillo como “montarse una olla”, metiendo violentos en grupos de protesta y “simular un golpe de Estado”, al día siguiente, en defensa del Reich, la mayoría de los líderes de la oposición habían sido asesinados de manera sistemática; ¡y ojo! no estoy diciendo siquiera que haya habido un plan de defensa de la revolución semejante, pero de haber existido, ¡se la pusieron facilita al gobierno!.

Lo que sangra (allá en la cúpula)

Ver la idea esa del autobus, donde lo dividieron entre Chavistas y Opositores y el bus se mantuvo en calma y cordialidad, fue buena, pero fue muy poco explotada ideológicamente, yo no me quejo del Chavista “de a pie”, no de los que escriben cosas como esta, de los que trabajan día a día por que el país “eche pa’lante” y que, inocente o “resignadamente” creen en sus líderes, yo me quejo es de sus liderazgos, de esos que roban, utilizan los recursos del Estado abiertamente en peculado doloso y jamás son juzgados, de las cúpulas podridas del PSUV y de tantas cosas que se hacen mal.
Es lo mismo con la oposición, no estoy en contra de mi pana @ghostbar por defender el liberalismo austríaco, es su derecho constitucional pensar libremente, pero no puedo apoyar a Diego Arria y sus “ideas locas” de barrer con todo rastro de chavismo (como si fuera más importante cambiarle el nombre a la nación qué combatir la violencia criminal), no puedo apoyar a María Corina Machado, que llegó a pensar que “Bush era un extraordinario presidente”, no puedo apoyar a la maquinaria clienteral y rentista de los grandes empresarios venezolanos detrás de la MUD, te quejas del hermano de Jesse Chacón, sin olvidar que era “amigo” del dueño de Globovisión y robaron juntos en Econoinvest, el dinero, ciertamente, no tiene color político.
Los líderes no son mesías, ni guías espirituales, si no te identificas con tu cúpula y más si esta fomenta de una u otra forma la violación de las leyes, la violencia o simplemente el negacionismo enfermo, desmárcate de ese liderazgo, ayuda a construir otro, más acorde a tus necesidades, tal como le decía a un chavista ¿cuándo será que va preso Farruco?, igual te digo ¿cuando será que no se le dará más aparición mediática a Henri Ramos Allup?.

¿Quieres ser un opositor?

Un error del gobierno (muy estúpido, un error de tipo en un comunicado) llevó a casi un millón de personas a la puerta de Brandenbugro una noche, para así acabar con el Muro de Berlín, no fueron políticos, ni líderes, ni “grandes convocatorias de los partidos de oposición”, fué un conjunto de personas, sencillas, sin ningún caucho quemado, sin piedras, sin violencia, esperaron pacientes a la apertura de la puerta, ya el daño estaba hecho ¿matar a un millón de personas?, cuenta la leyenda que un anciano, en la mitad de la madrugada, llegó con el “primer martillo” para ponerle fin a ese símbolo de odio ¿hubo algún muerto durante este evento?, al contrario, incluso el músico Mstislav Rostropóvich deleitó a los presentes con piezas de Bach mientras derribaban el muro.

Si necesitas violencia y cauchos quemados para expresar tu idea, simplemente no merece ser expresada, sé más creativo, como aquel hombre que en Guanare, decidió “protestar por los huecos en las vías” sembrando una mata de plátano en un hueco cerca de la casa del Alcalde, ¿problemas con la basura?, recógela toda y se la pones en frente a la casa del gobernador, no la quemes en tu propia vecindad.

Comienza a ser crítico (de ámbos bandos), entiende que hay cosas que cambiaron en Venezuela y jamás volverán a ser “como antes”, pero que todavía hay cosas que cambiar y puedes hacer lo tuyo para que sean “otra cosa” distinta a la que las cúpulas de ambos grupos quieren llevarnos.

No han entendido que el Chavismo “duro” no votaría ni siquiera por Mahatma Gandhi, si este apareciera en una mesa de la MUD, Capriles hizo un “intento muy leve” de apoyarse en el discurso chavista de “apoyo a las misiones”, “emponderamiento del poder popular” o esbozando un gobierno de corte social-demócrata, pero eso no sirve de nada si no se conecta con el discurso revolucionario, porque aunque utópico (no hay emponderamiento del poder popular cuando hay que decirle “Comandante” a un solo hombre y hay que hacerle caso hasta jurar), el discurso chavista trae más carga ideológica que el solo discurso de “En contra del Chavismo, cualquier cosa”, toda oposición sin discurso ideológico puede ser tomada por cualquier chavista como “deseos de destruir los logros de la revolución” y mientras esa duda exista, no se podrá hacer nada.

Ni siquiera le pido a un opositor que se vuelva chavista, al contrario, quiero que se vuelva un verdadero opositor, sin más interés que buscar una patria mejor, un lugar donde puedas pedir un jugo de semeruco hecho por una cooperativa industrializada, pastelitos de harina de yuca y pagar lo justo, no lo que te obligan a pagar …

¡Vamos!, por la idea de la Sexta República!, por la defensa de un gobierno de coalición para la unificación de todos los venezolanos! …

¿Es muy difícil defender eso? …

Acerca de phenobarbital

http://about.me/phenobarbital

Publicado el 19 abril 2013 en Blogeando!, La nota del día, Política. Añade a favoritos el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Totalmente de acuerdo con tu escrito, ambos lados tienen sus pro y sus contras, en nosotros esta hacer q solo sean pro🙂 Como siempre genial tus intervenciones

  2. he quedado profundizado con esas reflexiones.. mil gracias

  3. La diferencia entre un opositor y un oposicionista. Da gusto leer a alguien defendiendo con argumentos su posición, aunque no se comparta completamente su punto de vista. Mis respetos

  4. El artículo no es malo, pero peca de ser muy naif. Naif en el sentido de creerse de que si un matón está decidido a llevarse por delante a la oposición, lo hará con cualquier excusa chimba, sea ésta cuál sea. Por cierto, que se repase el chamo Historia, Hitler nunca simuló un golpe de Estado o asesinó a los líderes opositores alemanes -aunque si los mandó a los que pudo a campos de concentración-, lo que hizo fue quemar el Reichstag y acusar a la oposición de dicho evento, ilegalizando luego a los partidos políticos opositores.

    Y naif también en creerse en que las soluciones violentas no sirven, como si nuestra democracia no hubiera sido fundada en un acto violento como lo fue el 18 de octubre de 1945 y restablecida en otro acto violento como lo fue el 23 de enero de 1958.

    También peca de ser muy izquierdoso, y de no entender de que si no se rompen primero con los controles de precios y de cambio que hay en el país, no es posible luchar contra la especulación y la inflación.

    Y también se me hace “ni-ni” de esos que se la echan de “neutrales” y piden exquisiteces para poder votar por ellos, ahí lo tienen diciendo que no apoyará a la oposición por lo que dicen dos actores de ínfima relevancia como lo son María Corina y Diego Arria, que probablemente no sean ni ministros en el futuro gobierno de Capriles, de darse éste claro está.

    • Puedes tener razón al ser muy ingenuo, al riesgo de ser ridículo, pero está claro que muchas veces se han cometido errores (como avalar excusas chimbas) y creo que ha faltado inteligencia y creatividad para develarlos …
      Como cosa de la historia, el incendio del Reichstag fue parte de la estrategia, orquestada por Hermann Goering, para acusar a los comunistas de perpetrar un golpe de Estado (y el incendio del Reichstag fué parte de ello), perseguirlos, asesinarlos ó enviarlos a campos de concentración (parte de las medidas de la Gleichschaltung); el segundo “golpe de Estado simulado”, fue la excusa utilizada durante “La noche de los cuchillos largos” de 1934, donde se eliminó a la mayoría de los “enemigos del régimen” (entre ellos Ernst Röhm), si mal no recuerdo.
      No pienso que las soluciones “violentas” no sirvan, pero deberían evitarse a menos que fuera algo “inevitable”, ya ves, el golpe de 1945 contra Medina Angarita, posiblemente nos trajo a Rómulo Gallegos, pero también trajo a Marcos Pérez Jiménez y Román Delgado Chalbaud, dicho “nacimiento violento” de la democracia sólo duró 8 meses, trayendo en su defecto una larga dictadura.
      Mil disculpas si soy izquierdoso, considero que parte del mito del cartel es que “los controles de precios me joden”, estoy en contra de los controles de precios, pero se usan para aplastar competencias, que no pueden competir en igualdad de precios; también me considero enemigo del control de cambio, pero hay que admitir que nuestra economía es “rentista” y, al igual que los Chinos, una economía rentista (los chinos, de cualquier artilúgio, nosotros, de petróleo) necesita de un dólar “controlado” para poder convertir eficientemente las divisas, una economía que solo exporta petróleo, no le interesa mucho exportar maní, porque siempre será más barato (o fácil) pagar con “petróleo” maní mexicano o soya argentina, ¿no crees?.
      Pues soy “ni-ni”, creo que lo he escrito bastante, yo no pido una “exquisitez”, tú mismo dices “probablemente no sean”, esa duda e indecisión aciaga los corazones de los chavistas, pasate a leer un “ratito” por aporrea ú otros sitios “chavistas”, ¿lo has leído?, muchos saben lo que Nicolás es, por jesucristo ¡Es un idiota!, pero prefieren votar por él, que votar por un discurso lleno de “ambigüedades” y rodeado de gente “algo peligrosa”; Capriles ha sido el único que ha dicho que hay cosas buenas en la revolución (por algo lo comenzaron a llamar “Copión”) y capitalizó un discurso allí, ¿por qué los demás no lo siguieron?, esa es la duda que tengo …

      Mil saludos y gracias por la crítica, siempre es buena para escribir!

  5. Mi experiencia es que la cartelización de las industrias en Venezuela cuenta con todo el apoyo del gobierno, indirecto en algunos mercados y muy directo en otros. En ese aspecto el Chavismo no ha hecho nada por acabar con dicha cartelización sino que simplemente generó una rotación en los operadores políticos y militares que se lucran de esa cartelización.

    Un mercado donde la cartelización tiene evidente apoyo directo del Estado es el de los vehículos automotores. Por más que tengas dólares, que hubieras podido comprar legalmente con el SITME a 5,3 Bs/$ hasta hace unos meses, no hay forma de que puedas comprar un vehículo en el exterior e importarlo por tu cuenta, a menos de que cuentes con “muy buenos amigos” en el ámbito militar que controla las aduanas. Incluso comprando los $ a 20 y pico, pagando los impuestos de nacionalización, pagando traslado, pagando el IVA y el registro automotor uno podría traerse un vehículo usado a un precio bastante menor al que se consigue en el mercado venezolano pero NO, la ley no te lo permite, dios no quiera que le eches a perder el negocio a algún generalote (del poebloh).

    Desde un punto de vista más general, tanto CADIVI como el SICAD están pensados para favorecer a las grandes empresas y a los grupos de poder que manejan estos entes y las aduanas. Las pequeñas empresas no tienen como acceder a estos mecanismos de importación: el SICAD requiere de una compra de mínimo $30.000, con garantía en Bs en el banco local, y garantía colateral en $ en un banco extranjero.

    La situación no ha mejorado con el “socialismo” más bien ha ido empeorando, antes el pequeño empresario, que es quien puede romper la cartelización, tenía acceso al SITME y antes aún a la permuta, ahora no tiene acceso a nada.

    De vez en cuando sale un pequeño empresario “cuatriboleado” a querer introducir un nuevo producto al mercado (los hay: papel reciclado en Upata, café orgánico de Trujillo, dulces artesanales…) pero no solo tiene que luchar contra las fuerzas del mercado sino también contra el aparataje legal y político de un gobierno que no respeta la iniciativa privada a menos que seas lo suficientemente grande como para ofrecer una buena tajada del negocio.

    Definitivamente esta forma de manejo del poder basada en 1. Gobierno, 2. Grandes corporaciones y 3. El poebloh, recuerda a aquella estructura político/económica que nación en Italia en la década de 1920.

    • phenobarbital

      Gracias por el comentario Loris, y ciertamente, cuando el “aparataje legal”, al propio estilo de la burocracia soviética (¿35 ministerios?) causa que para exportar (o importar) requieres papeles de al menos 5 oficinas y como 14 pasos, te das cuenta de *a quien* benefician estos mamotretos.
      Es claro, es como el caso de las contrataciones; las instituciones públicas contratan, no a aquellas personas con el conocimiento para resolverles los problemas; sino a aquellas “empresas” con la capacidad de hacer frente a la burocracia; para una pequeña empresa con varios “emprendedores” le será imposible competir con la gran empresa “entornillada” que tiene posibilidades de hacer “lobby en administración”, “esperar 6 meses el cheque de PDVSA”, “pagar comisiones para qué su pago salga más rápido o el jefe de proyecto los beneficie a ellos”, no solamente terminas apoyando a la burocracia, sino que los “emprendedores” terminan sub-contratados de esta mafia burocrática.
      El monopolio “de facto” creado por los carteles, es la cuna de los corruptos que se enriquecen rápidamente, un empresario me contó una vez, que había un funcionario en CADIVI, que su única finalidad era “poner tu carpeta de solicitud SITME, de primerita”, así tus solicitudes salían primero, el tipo cobraba varios miles de bolívares por “hacerte el favor” y vivía mejor que el propio director de CADIVI, Barroso, sólo una burocracia mastodóntica y muy mal diseñada puede generar engendros como este …

    • phenobarbital

      Hablando de “aparataje legal”, recuerdo cuándo yo aún tenía “esperanzas” e hice lo posible (y lo logré) de tener un par de años solvente mi empresa; pero es ridículo, por ejemplo:
      * Mi empresa es una consultora con un único empleado, yo, ¿no se puede ser emprendedor?, el IVSS no admite qué el dueño/director de la compañía sea cotizante, es decir, el patrono no cotiza …
      * El IVSS necesita una planilla de solvencia del INCES, que a su vez, necesita la planilla del TIUNA/IVSS, que requiere la del INCES (esto yo lo llamo “uno de los dos, tiene que ceder”)… ¿?
      * El INCES de Barquisimeto, sólo atiende lunes y jueves, en horario de 7:30 am a 8:30 am, para solicitud de solvencias
      * La solvencia tiene una vigencia de 3 meses (trimestral) pero ¡ojo!, no contados a partir del día que la solicitaste, sino a partir de una fecha de corte específica, un día hice la renovación y a las 3 semanas, ya estaba vencida y tuve que volverla a renovar.
      * Banavih no acepta pagos globales, debes pagar “mes a mes”, como si una empresa de un solo empleado, pudiera andar pagando contadores y un motorizado para ir mes a mes, a depositar la LPH.
      * El SENIAT solicita papeles, que ellos mismos son los emisores (como RIF ó solvencia del último año del ISLR).
      * El Registro Nacional de Contratistas, es “supuestamente” obligatorio en Ministerios e Instituciones de la APN, sin embargo, perdí licitaciones ante empresas y/o cooperativas, que cuando las revisabas en el RNC, estaban insolventes (e incluso hubo una que ni estaba inscrita).
      * Tu llegas con tus papeles incompletos y te dicen “no, usted necesita la patente de industria y comercio” (como si uno tuviera oficinas comerciales) y además “en esta institución NO CONTRATAMOS por Honorarios profesionales ni a insolventes”, luego, ves cómo contratan a una empresa y a dos personas, por exactamente lo mismo que te dijeron, no hacen.
      Al final, vez cooperativas y/o empresas contratan empleados “fantasmas” (te doy una bola de real, pero no me firmas ningún contrato) con el fin de “simplificar” un poco su administración, pero lo que se está haciendo en realidad, es seguirle el juego a estos corruptos que se enriquecen sin darle beneficios a sus empleados, sin declarar el ISLR que debería corresponderles y violando todas las leyes administrativas y laborales.

      ¿Qué hacer?, no sé, no soy abogado ni constitucionalista, pero decir que todo esto de allá arriba esta “bien” y que lleva 14 años mal, es una sarta de estupidez …

  6. Soy de izquierda hermano y tienes razón en muchas de tus reflexiones, te tildaran de ‘nacionalista’ sólo por defender ‘lo nuestro’.. pero en el fondo esa persona se sentirá identificada con tus palabras, las ideas son el arma de los razonables, agradezco mucho que tomes como ejemplos países que han sufrido mucho, y no aquellos que viven en la ‘bonanza’.
    Realmente hay errores de parte y parte, muy bueno es, identificarlos, pero lo cumbre sería solucionarlos.

  7. El artículo está entretenido, hay muchas cosas propias de alguien que se detiene a observar e intentar entender más allá de lo evidente.

    ¿En qué lugar “tonalidad” del espectro de colores político crees que te pone este artículo?

    Eso queda claro con las críticas de Pablo Ortega, “eres muy naif” porque para ser de derecha no te puedes detener a entender “nimiedades” como el apoyo a los desmanes de Israel. Propones nuevas categorías, pero lo que tu llamas oposicionista no es más que una mala copia de un republicano gringo, y opositor, tal cómo lo defines, es un utópico izquierdoso comeflor.

    Tienes que detenerte un momento y no separar las cosas en gobierno y oposición, sino en derecha e izquierda, te vas a dar cuenta que todo ese cartelismo de las empresas privadas amparado por el burocratismo de la administración pública, todo eso se enmarca en la derecha. Que buena parte de la dirigencia del PSUV actúa con un sentido de derecha, y que las propuestas de Capriles no eran sino un Caballo de Troya para extirpar lo poco de izquierda que pudiese haber aflorado.

    El problema es que lo que tu propones no se construye con el voto, no tiene espacio alguno en un entorno marcado con la polarización, se construye con activismo político de otra naturaleza, con el trabajo del día a día, con la encadenación de voluntades porque, como ya te habrás dado cuenta, las golondrinas solitarias no hacemos verano.

  8. Muy buen punto de vista donde es la cosa😀
    ¡Vamos!, por la idea de la Sexta República!, por la defensa de un gobierno de coalición para la unificación de todos los venezolanos!

    De verdad que el antiguo gobierno de 14 años hizo reflexionar a los venezolanos pero siempre se cayo en el fanatismo que no deja ver mas allá de lo que dicen los lideres como si estos son una deidad que a descendido a los pobres mortales, para mi Chavez fue un gran líder pero como todo ser humano no era ni perfecto ni estaba siquiera cerca…

    Para mi este gobierno dista mucho de ser revolucionario y mucho menos cumple con los ideales de Chavez o nuestro libertador Bolívar(no existe liderazgo), aunque la derecha esta menguada en lideres :S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: