Colazuela!

Eran las 3 de la madrugada, Aeropuerto de Maiquetía, esperaba un vuelo con destino a Bogotá medio dormilado en el piso sobre mi maleta, cuando un joven Chileno acostado cerca de mí me pregunta ¿qué le pasa a esa gente?, miro hacia donde el joven señala y veo una larguísima cola de personas frente al andén de Copa Airlines, no han encendido los monitores, no hay luz en el mostrador ni han llegado los empleados, ni siquiera ha llegado el personal de Limpieza!, pero ya hay mas o menos 50 personas haciendo cola. Me volteo al joven y le respondo “no sé, bienvenido a Venezuela”.

La cola como estampa cultural

Mi esposa acuñó el sustantivo “Colazuela” luego de un viernes agitado en mi pequeña ciudad, Guanare, era día de cobro de pensiones, así que todos los bancos estaban atestados de viejitos y pensionados, había llegado Harina de Maíz y Aceite de Maíz al Bicentenario y otros abastos (allá Caracas que siempre recibe, acá esas cosas nunca llegan, hasta nos racionan la electricidad!) así que había cola frente a todos estos establecimientos, había cortes interrumpidos de electricidad, así que había cola frente a los telecajeros de algunos bancos, llegué a pensar que vería cola incluso en las plazas para usar las butacas!.

Coleta

La cola, sea humana, vehicular, canina o cualquier manifestación que haga que dos o más venezolanos se pongan uno detrás del otro, es *casi* un deporte nacional, el cualquier lugar, en cualquier momento, serás víctima de una cola:

Cola ARC

Incluso para votar o inscribirse hay que hacer cola!:

La cola como herramienta política

Una de las cualidades de las colas, es lograr la subyugación del sujeto, es decir, forzar a la obediencia plena y pasiva del individuo, forzándolo a pensar que está a merced de aquellos individuos, instituciones, empresas o bancos que lo hacen sufrir la inclemente cola; mientras más agresiva sea la cola (a las 2 de la tarde con el sol inclemente a 34 grados centígrados) la gente se torna más pasiva, dominada por un zanjir invisible blandido con brutal insistencia sobre sus subyugados hasta lograr la total obediencia.

En poco tiempo, terminamos diciendole “comandante” a todo el que nos domina, pero eso ya es otro cuento </joke>.

La cola incluso tiene sus propios métodos de auto-defensa, el “colea’o”, es decir, aquel sujeto que intenta de manera subterfugia evadir la cola, es reprimido por la multitud, forzándolo a someterse al yugo inclemente de la cola; aún cuando la cola no tenga ninguna razón de ser, el “colea’o” es el enemigo público número uno, logrando ser sometido incluso “por la fuerza”:

La cola como forma de vida

La cola (para evitarla, o incluso creándola), se ha convertido en la forma de vida de miles de personas en este país; desde los que duermen el día anterior por 50 ó 100 bolívares frente a los bancos y venden los “cupos de cola”, hasta el vigilante del Banco Provincial de Guanare, que vende los números prioritarios ó toma tus cheques “y te los cobra” por una módica suma; la cola se ha convertido en el sustento de muchos, y muchos pagan para evitarla, hasta volverse algo “cotidiano”

Tal como el “bueno, usted puede pagar este trámite en el banco X, pero no se preocupe, usted deja algo acá para la señora y ella con mucho gusto le hace el deposito, pase mañana por su trámite pagado y el comprobante de depósito de la señora”, ¿a alguno le ha pasado? …

Si no la hay, se inventa

Ciertamente, hay cola en todas partes, en todo el mundo (para muestra, pueden ver las imágenes de las colas frente a los bancos de España por hipotecas y deshaucios); pero los Venezolanos tenemos una cualidad muy interesante, si en un sitio no hay cola, pues es muy probable que un venezolano termine inventándola.

Un día me encontraba frente a la puerta de salida de un vuelo con destino a Caracas, en el aeropuerto Tocumen en Panamá, los operadores comienzan a llamar a mujeres embarazadas, personas con “premium classs”, “business class” y “too much class” a abordar; pero, una cantidad de personas que no han sido llamadas comienzan a generar una cola frente al mostrador, una detrás de otra, aún cuando les piden que se sienten porque no serán llamados aún, las personas siguen en su cola.

Ciertamente es extraño, por ejemplo, a una institución (pública, privada, el SAIME, etc) y ver como la gente comienza a hacer cola una detrás de otra, detrás del primero que llegó, un día, había una larga cola en inmigración de Maiquetía, en sólo 2 áreas de acceso, las otras completamente vacías y nadie se atrevía a salirse de la cola para ir con los operarios del SAIME que estaban desocupados.

Somos capaces de hacer colas completamente inútiles …

nowhere place to go

¿No han transitado la Autopista de Prados del Este o la Francisco Fajardo, con una incansable cola?, y ustedes pensando “¿qué será?, un accidentado?, un choque?, ¿habrá heridos?”, y de repente, al llegar a los Estadios o incluso mucho antes, al pasar Chacaito, la cola simplemente “se esfuma” y tú no tienes ni la más remota idea de cómo perdiste una hora de tu vida?.

Estas son las colas que no llevan a ningún sitio, son más comunes de lo que la gente cree, por ejemplo:

Un día fuí a Movilnet a un reclamo (*as usual*) y me encuentro con una cola moderada, comenzada por dos señoras conversando; le pregunto a la chica de atención al cliente “disculpa, ¿esa es la cola?” y para mi sorpresa esta me responde “no, pase adelante, tome un número”; al entrar a Movilnet mucha gente en la cola “ficticia” comienza a reclamar (tratándome de “colea’o” inescrupuloso), simplemente vieron a las dos señoras conversando frente a movilnet y uno a uno fueron colocándose detrás de ellas sin preguntar siquiera si esa era la cola para Movilnet.

Hoy recordé que deseaba escribir este artículo, porque fuí al Banco Mercantil, que está estrenando los cajeros “multi rápido” como los “servi express” de Banesco o los “Multiexpress” de Provincial; intento pedir un número pero la chica de Mercantil me dice “si su operación es menor a 5000 Bs, deberá realizarla por los multi rápidos”; volteo para ver los multi-rápidos y tienen una inmensa cola que sale del establecimiento, sin embargo, hay 6 multi-rápidos pero solo 2 están “operativos” (según la propia empleada de Mercantil que está allí para “instruir” a la gente), veo un “multi-rápido” con un bolso y una bolsa de galletas encima (que resultó ser de la empleada de Mercantil) pero que su ventanilla de billetes como la de ingreso de tarjeta brillan verde y le dije “acá se puede parar el presidente del Banco Mercantil y decirme que ese cajero no sirve, pero si las ventanillas brillan verde, para mí está bueno y al menos intentaré usarlo”, dicho esto, aparto para una silla el bolso y las galletas de la joven, inserto mi tarjeta y este me dice “ingrese su clave, ¿qué operación va a realizar?”, al finalizar mi operación, bajo la mirada de rabia e indignación de algunos (soy el típico “colea’o” en lo que a Tecnología se refiere) les digo “este telecajero está perfectamente operativo” y salgo; pero me detengo momentaneamente afuera, viendo como la gente se mira entre ellos, con cara de incrédulos, continuando en su larga cola, viendo a ver “quien se atreve” a salirse del establecido estandar de hacer una cola frente a un telecajero.

Cuando la tecnología para evitar colas, la causa …

Los telecajeros son los amos y señores generadores de colas en Venezuela y más los “multi-express”, una tecnología desarrollada para “supuestamente” evitar las colas, genera más de las que previene.

Uno de los mayores generadores de la cola, es esa incapacidad del venezolano de creerle a las máquinas pero si a sus congéneres, les pondré un ejemplo ¿cuántas veces le han creído a alguien que dice “ese telecajero no sirve” sin haber visto a nadie probar el mismo?, me pasa infinidades de veces, llego a una cola, pregunto “¿ese telecajero funciona?” y la gente responde un “¡No sé!” o “la última persona no pudo usarlo” y un sinfín de excusas para simplemente no revisarlo, ¿les ha pasado?.

Un día estaba en un Centro Comercial con mi familia, llego un banco con 4 telecajeros, había una cola de gente utilizando uno solo, la típica respuesta “no sé si sirven los otros”, me llevó a pasar la cola, tomar un telecajero y realizar mi operación tranquilo, les digo “miren!, si sirve” y procedo a retirarme.

Luego de un par de horas de estar con la familia, volteo hacia el Banco y cual es mi sorpresa, ¡La gente sigue usando UN SOLO CAJERO!, ¡INSOLITO!, simplemente ¡a la gente le gusta hacer cola!.

Humanizar, es derogar las colas

Es injusto e inhumano que viejitos de 80 ó 90 años, enfermos con equipos de diálisis ó sosteniendo un atril con una sonda fisiológica, tengan que hacer una cola inclemente para cobrar su pensión, porque el Instituto de los Seguros Sociales no ha inventado formas más “creativas” de mejorar el pago de pensiones y jubilaciones sin tener que someter a burlas y humillaciones a estos seres humanos, que son nuestros padres, abuelos, tios, que dieron su vida por el país y el país les paga, haciendolos dormir desde la noche anterior en las puertas de los bancos para cobrar su disminuida pensión.

Esto es injusto e inclemente, no importa cuánto traten de justificarlo

Ser libres, eliminar el yugo, es quitarse las cadenas y entender, que los bancos no son de los dueños que nos hacen pasar 5 horas en una cola, los bancos son NUESTROS, ¡es nuestro dinero lo que está allí!, en una corrida financiera, si todos retiramos nuestros ahorros quedarán para lavar carros en la esquina!, las instituciones no son de los funcionarios, son NUESTRAS y ellos no están allí para mandarnos, sino para servirnos, para facilitarnos la vida, no para burocratizar nuestra existencia en llevar copias por triplicado.

Pensar “en el pueblo”, no es inventarse una misión “En Amor mayor” y hacer que los viejitos pasen 5 horas en una cola para cobrar esa pensión, es inventar formas de hacer que estos viejitos se queden en casa, disfrutando su familia y sus nietos y que el Estado trabaje “para ellos”, porque al final de cuentas, el Estado somos todos (incluyendo los viejitos) y su gobierno es para nosotros, para todos por igual.

De igual manera, nos toca entender a TODOS, que existen maneras creativas de evitar las colas, valorando el tiempo de los demás, si llegó Harina o aceite a un Bicentenario, pues “deje que la gente haga su mercado tranquila y pones a un empleado a entregar 2 paquetes por persona si está racionado”, no pones a un tipo con altavoz a vociferar “quien quiera harina debe hacer cola y le entregaremos solamente 2”, la gente termina dejándo de lado su mercado para hacer la cola del harina y luego, la cola del aceite, a veces, se van a su casa a traer familiares y se olvidan que “alguna vez” estaban haciendo mercado (un día ví una carne descongelada olvidada goteando sangre sobre cajas de cereal y un pollo crudo sobre los panes de sandwich, las pérdidas por mercancía abandonada ese día fueron mucho peores que las ganancias por haber vendido Harina y Aceite regulado); evitar ese “tercermundismo” de que todo debe hacerse con cola (y quien ha vivido una cola de ASERCA sabe a lo que me refiero) y entender, que el tesoro más preciado que tenemos de Dios es el tiempo, ¡por favor!, no lo malgastemos en miserables colas!.

Acerca de phenobarbital

http://about.me/phenobarbital

Publicado el 18 febrero 2013 en Blogeando!, contraloría social, La nota del día, La soda y la pastilla y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. El sábado pasado llevé a mí tía a cobrar su pensión en el BFC (Fondo Común) en el Sambil de Valencia y la cola era larguisima. Como no encontré lo que buscaba en el Sambil mientras ella hacía la cola fuimos al Metropolis para ver que la cola es más larga en Metropolis que en el Sambil, así que mí tía prefirió no cobrar su pensión ese día. Todos los Bancos en Metropolis tenian una cola kilométrica.

    Cuando terminé de hacer mis compras voy a pagar el ticket del estacionamiento en la taquilla cerca del Banesco, la cola era de como 50 personas, me dije, este centro comercial tiene varias taquillas para pagar el estacionamiento, paso por 2 que están cerrados, luego digo, cerca del Banco de Venezuela hay una taquilla, cual es mi sorpresa, había una persona nada más pagando en la taquilla. Le dije a mí tía, no me iba a calar una cola de 50 o 60 personas teniendo el centro comercial varias taquillas para pagar…

    Otras colas que son difíciles de evitar es para pagar en el yuan lin, garzon, super mercado san diego y muchos otros supermercados. Tanta tecnología y no se facilita el proceso de pagar en un supermercado…

    • Cierto, un día fuí al Banco de Venezuela e hice una cola larguísima para pedir el número de espera, haces cola parado esperando por que te llamen, para luego, la máquina pasa automáticamente los números, tan rápido que el cajero no termina de atender a alguien, que comienza a generarse una cola en la caja, cuando intentas pasarte a otra cola el cajero te dice “no, debe usar la caja que lo llamó”, al final terminas haciendo 3 colas en ese banco, insólito!.

  2. Aqui por Argentina, dejan los jubilados haciendo cola al rayo del sol, en horas del mediodia y encima no tienen ni un misero baño para esa gente, además tienen suerte si luego de cobrar, no la roban…en fin esto es latinoamerica ….

  3. Hermano Un saludo muy cálido ante todo….

    Ya hace mucho no dispongo del tiempo suficiente para leer tus blog!
    Pero ver este nuevo post en mi correo, me entro la curiosidad de leerlo y disfrutar de tus increíbles y muy animados relatos, tanto que hasta imagino como era todo ese proceso como tipo película o comic…

    En fin dispuse de 10 minutos de mi tiempo, pero bien disfrutado al leer este increíble post sobre las colas, todo lo que has dicho es muy cierto….

    Y sobre la propuesta de los pensionados del IVSS siempre me la paso imaginando la mil y un manera de como ingeniaría algo para solventar ese gran problema que acarrean los señores de la 3ra edad…

    Siempre lo asocio con avances tecnológicos, pero el sueño cae cuando me encuentro con otra problemática, y es la tecnología misma, en el sentido de que analizando todo los pro solo hay un contra y es el miedo a lo nuevo y a la tecnología en si por parte de los seres humano y mas lo de edades avanzadas.
    Donde salen con frases como: ( No mijo, Loro Viejo no aprende hablar nunca, O Dios no le da cacho a burro)

    Entonces es donde mi sueño de hacer algo para mejorar la vida de estos seres humanos incomprendidos por mucho renegados por otros y amados por otros caen en tales menesteres y eso me desanima.

    Pero igual sigo soñando en como darles mejor calidad de vida a ser humano

    Por que Humanidad es lo que hace falta en Venezuela últimamente!

    Saludos compañero y un abrazo y felicitación por compartir tus experiencias….

  4. Pienso que los venezolanos gosan de buenos recursos para hacer compras y, e ahi los tumultos igual pasa en carretera miles no tenian vehiculo ahra lo tienen, miles no tenian cuentas de ahorros ahora lo tienen, en colombia pasa lo contrario salvo en vehiculos pero es por que no tienen recursos para compra por logica no hay colas!!

    • Es un comentario estúpido y me disculpas que te lo diga, si al contrario, quienes hacen menos cola son los ricos!, con solamente ver los tumúltos que se forman para comprar pollo o Harina de maiz ó aceite vegetal; la cola es un instrumento de dominación, de hacer creer a la persona “te estoy beneficiando”, pero cuando ves a viejito de 80 años haciendo una cola desde las 2 am (se nota que no haces cola por algún familiar tuyo) te das cuenta que cualquier justificación que te inventes es una porquería …
      Además, cuándo los sistemas de transporte público funcionan y sin retrasos (no los 30 minutos que llega uno a esperar a veces en un andén en línea 3 del metro) y son seguros sin que te vayan a robar todas las mañanas, es OBVIO que la gente deja su vehículo en casa y no hay colas, no es porque “todo el mundo tenga carro porque vives en el país feliz”, es porque “la gente compra vehículo para no tener que sufrir la tortura de un transporte público costoso e ineficiente, que además, sufres el riesgo que te roben en la busetica todas las mañanas” …

      Sigue creyendo en cuentos de fantasía … mañana dirán que las colas a los ancianos son beneficiosas para su salud, o que con eso, los ayudan a estar activos y hacer ejercicio …

      Triste y patético …

    • Y para darte un ejemplo, están las colas de PDVAL, si fueran creativos, hicieran paquetes pre-hechos de los productos que les llegan y de más venta (una harina de maiz, un aceite, un par de pollos, etc), es decir trabajarían PARA NOSOTROS, no estan las personas supeditadas a su ánimo de atendernos uno por uno, en cola, para darnos un pollo … he visto camiones de PDVAL con hasta 5 empleados y atienden de uno en uno, a la velocidad que ELLOS quieren y no a la velocidad que la doñita merece …
      ESO, amigo mio … no es porque “haya o no haya recursos”, es porque simplemente, a la gente le GUSTA someter a los demás, aun inconcientemente, a las colas, para decirles “ustedes están acá por mí, yo no estoy para servirles a ustedes, me hacen caso y forman una cola” …
      Allá los que creen que las colas son “beneficio”, por eso digo, hasta tienen su propia “auto-defensa” …

  5. Dado ha este post, muy bueno por cierto, y dramatico como buen phenobarbital😉 abiertamente expreso mi conclusión: al venezolano le encanta hacer cola. No importa donde, cuando, posición política, económica, religiosa, etc.

    Muchas colas pueden tener justificaciones validas como la cola del banco, si realmente necesito sacar el dinero, la cola del seguro social; aunque estas colas son despreciables porque simplemente desmejoran nuestra calidad de vida, y obviamente son evitables a traves de la implementación eficiente de los procesos y las tecnologias… bien eso es un tema profundo.

    Pero las colas que nunca entendere, son aquellas que hace mucha gente para comprar una entrada en el cine, o para comprar un piche refresco luego de comprar las entradas en el cine; las tremendas colas que hace la gente para comprar una entrada a algun evento, que ademas sea dicho que la entrada usualmente es carisima.

    Una de las colas que mas me ha impacto y me ha causado mucha risa, es un dia temprano como a las 8:00am, justo antes de C.C. viaveneto (me disculpan si no se escribe asi) en Valencia edo. Carabobo; se encuentra PetsMall, que no es mas que un super mercado para animales, domesticos sobre todo, ademas de peluqueria canina y todos los juguetitos “necesarios” para tu mascota. Alli, a esa hora de la mañana se encontraban aproximadamente unos 8 carros estacionados en la entrada (pues el negocio abre a las 9am los fines de semana) a manera de cola, esperando su apertura… Si esto no es cultura, no se ya que nombre ponerle.

    • Excelente post Phenobarbital como de costumbre, si sacases un libro ya lo hubiese comprado.. xD..
      Tocando el tema del cine nuevamente, lo insólito no es que hagan la cola para comprar la entrada o un refresco… lo que es realmente incomprensible es que hagan una cola para entrar a la sala aún cuando ya tienen un puesto asignado (que escogieron al momento de comprar la entrada).

    • EA QUE HACE UNOS AÑITOS YA le envie por correo electrónico a cines ******* la sugerencia, ya que compro por internet mis entradas, voy a la máquina y meto mi tarjeta de credito y “defeca” las entradas (si, la impresora está por detrás de la máquina ¿razón? no se pero que no nos echen la culpa a nos, los programadores),

      ¿QUE TANTO CUESTA IMPRIMIR, ADICIONALMENTE, UN BOLETO ADICIONAL PARA LAS CHUCHERIAS ? (ya el trabajo o tienen medio hecho porque en la página web destinaron una sección con los “combos” de cotufas)

      Lo único que me resta por imaginar, si acepta dicha cadena de cines mi propuesta, es que me respondan “SI, CON CARGO A SU TARJETA DE CRÉDITO, ¡PERO HACES LA COLA PORQUE UN EMPLEADO EXCLUSIVO PARA RECIBIR BOLETOS Y ENTREGAR NO LO VAMOS A PONER”

      “Welcome to Venezu-u-u-ela.!” 8-;

  6. TOMO SUS PALABRAS ESCRITAS HACE TIEMPO YA COMO CIERTAS:

    *** EN VENEZUELA NOS GUSTA HACER COLAS ***

    Y he aquí mi experiencia:

    afortunadamente el gobierno ya ordenó/mandó/obligó/amenazó/coaccionó a los bancos a otorgarles las tarjetas de débito para las pensiones de los viejitos (mientras escribo esto ya me estoy conviertiendo en uno más de ellos) a lo cual los bancos COMO ENTES PRIVADOS “INTELIGENTES” agregaron su granito de arena asociando a la pensión a la tarjeta que ya tenían en el caso que el pensionado tuviera cuenta de ahorros o corriente en el mismo banco, con eso nos, el país, ahorramos plástico (los que no tenían cuenta -el caso de mi madre- en ese mismo banco pues ALÁ A HACER LA COLA por el plastiquito con su “chip”). Hasta allí todo bien “dele que son pasteles”.

    En mi mente quedó grabado y vuelta de hoja al asunto CUAL ES MI SORPRESA conversando con una sra mayor me dice “le dejo porque voy al banco a cobrar la pensión” y le interrogo “¿LE ENTREGARON SU TARJETA?” y me responde “AY NO, MUCHA COLA PARA PEDIR LA TARJETA”

    ¡¡¡ Y SE CALA LA COLA POR TAQUILLA CADA VEZ, CADA MES !!!😯

    Como diría mi abuela: “el niño que es llorón y la mamá que lo pellizca”….

  1. Pingback: El Bosón de Higgs y la cotidianidad … | Phenobarbital con Soda!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: