Consumismo: Predicar con el ejemplo

Ayer me encontraba en el Barrio Caldera II (donde está la iglesia donde me bautizaron) buscando una copia de mi fe de bautismo (como me voy a casar) … Cuando regresaba en mi buseta “Ruta 15” en vía a mi casa, una larga cola nos detiene al pasar EPA, en el semáforo, un señor vende mallas de limones y una lechoza (papaya), en la acera, su esposa está armando las mallas de limones, con una acuciosidad los observa, los limpia y diligentemente envía los malos a una gran caja de cartón.

Tal vez la señora sea pobre, tal vez venda limones en un semáforo para vivir, pero su humildad no la dejará engañar a sus clientes, cualquiera podría pensar que nadie en la rapidez de un semáforo podría revisar todos los limones de una malla para ver si hay alguno malo, pero mientras observé a la señora no agregó ni uno a la malla que estaba haciendo.

Tal vez esa honestidad con la que esa señora hace las mallas de limones no le haga ganar más dinero ni mucho menos la haga millonaria, pero me imagino que todas las noches dormirá a gusto con su conciencia que se ganó la vida, por un día más, de manera honrada, honesta y sin engañar a nadie.

¿Cuántos políticos podrían decir lo mismo?

La actitud del monje …

Había un monje que decía “predicad lo que yo digo, no lo que yo hago”, una desviación típica de lo diferente que es el discurso político a la “acción” política; me pareció sumamente desacertado que en pleno congreso del partido Cubano, Fidel Castro para hablar sobre el despido de un millón de funcionarios públicos en medio de la crisis, pida sacrificios enormes para la economía mientras ostenta un atuendo conformado de un reloj francés, un mono Adidas y unos zapatos deportivos Nike; yo menos que nadie le niego la posibilidad de tener sendos artículos “imperialistas” en su poder a Fidel Castro pero es algo que incluso molestó a algunas *juventudes revolucionarias* del partido ¿personalismos y excepciones al sacrificio luego de 60 años de régimen?, qué esperaban?, somos humanos, cualquier forma de capitalismo (o comunismo) que sea artificiosa y evada absolutamente la corrección de los comportamientos egoístas humanos, está destinada al fracaso.

Mi abuela decía que no hay nada más cómodo para un viejito, que unas alpargatas (sandalias de cuero y algodón típicas venezolanas), aún no entiendo por qué entre tantas marcas de ropa, Fidel Castro se decanta por los icónicos del mercado anglosajón Adidas y Nike.

¿En 50 años la revolución Cubana no ha logrado fabricar zapatillas deportivas de esa calidad? ¿será eso? …

Leer: “El reino de Adidas” en Generación Y

El Padre Antonio, y el monaguillo Andrés

Hoy me enteré que el Gral. Müller Rojas, uno de los grandes ideólogos del proyecto Revolucionario actual, habia fallecido. Tan “ombliguistas” y encimismados los de la oposición, que ni aprovecharon las denuncias de “porquería” y “pérdida de rumbo” que el General había hecho de la revolución en marzo de este año, cuando renunció a la vice-presidencia del PSUV.

Por mucho que cualquier persona pudiera increpar al General Müller, es de esas personas que era cónsono con su discurso (al menos de lo que yo entendía y conocía) y no podrías acusarlo de algo que él estuviera acusando a otro.

Todos debemos recordar la actitud de Jesucristo en pro de un juicio justo, reflexionemos:

“¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo?” (mateo 7:1-5)

Siempre le repito esa frase, pues es muy común encontrar hoy en día personas que te dicen “no hagas eso!” y son ellas mismas las que una y otra vez lo hacen, a veces de maneras peores que la tuya … He perdido la cuenta de cuántas personas he perdido como amigas por esa actitud tan hipócrita …

Bueno, tal vez un sacerdote (y no hablo en términos católicos) podría ser lo suficientemente fiel a su forma de ser para evitar ser hipócrita, un monaguillo es otra cosa, es un chico que tal vez cree o no la religión que lo rodea, pero como todos los adultos lo impulsaron a ser monaguillo, pues se dedica a eso, mientras (como el monaguillo Andrés) sueña en Beisból y otras cosas de niños.

Tal vez nunca llegue a ser sacerdote, mucho menos un ferviente católico (lo digo de experiencia, mi padre es comunista marxista-leninista, fundador del PCV y de chico fué monaguillo).

Andrés Izarra, actual presidente de TELESUR y ex-Ministro de Comunicación e Información, habló anoche sobre las perversiones del capitalismo, del consumismo, de como la gente se deja “engatuzar” con costosas cosas vendidas en el mercado capitalista actual, de como un verdadero revolucionario debería pensar en “otras cosas más profundas” y una gran cantidad de reflexiones sacadas del evangelio del General Müller Rojas (y de su papá, William Izarra); yo no refuto en ningún caso ninguna de las ideas plasmadas en sus comentarios, ya los que me leen de seguido conocen mis ideas sobre el consumismo (lea: Capitalismo, Consumismo y Crema de Dientes), sin embargo y al igual que Fidel Castro, no entiendo como alguien le pide a sus seguidores ser un “luchador revolucionario contra el capitalismo, el imperio y el consumismo” portando en su muñeca un reloj de reconocida y costosa marca, tal vez no tan costosa como la marca exclusiva francesa de relojes que usa José Vicente Rangel, o los trajes Norton & Wilson más corbatas “Luis Vuiton” que usa el “siempre ausente” candidato a dedo del PSUV por Lara, Pedro Carreño, o los lapiceros Waterman-Paris que usa Rafael Ramírez para firmar decretos …

Es que la tinta privativa de una pluma Waterman o Mont-Blanc de 3 mil Bs. firma mejores decretos que un lapicero kilométrico de un bolivar.

Claro, siempre vendrán los “seguidores” lánguidos que tratarán de defender los derechos democráticos a poseer dichos artículos y que no existe ley que los prohiba y por tanto solo estoy repitiendo “como loro” las afirmaciones de muchos “piti-yankees” de oposición, sin embargo, yo sigo insistiendo que nadie me puede llamar a “hacer sacrificios” en favor de la revolución desde la comodidad de sueldos millonarios, con viajes “diarios” en mini-jet como Luis Reyes Reyes, pudiendo decir la hora desde un Rolex (ups!, lo dije) y vistiendo trajes de gala …

Acerca de phenobarbital

http://about.me/phenobarbital

Publicado el 14 agosto 2010 en Blogeando!, contraloría social, Cultura Libre, Cultura Oldie, La soda y la pastilla, Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: