Zonas Industriales: La crítica aceptada …

El Domingo en su usual columna del diario “Ultimas Noticias” el presidente Hugo Chávez afirmó (para mi agrado) que la juventud (y la militancia política en general) ha perdido su capacidad crítica (algo que vengo indicando en este blog y en mi vida diaria durante más de 10 años); ha llamado a la juventud a dejar “su actitud acrítica” y pasiva,  y convertirse en acérrimos críticos; que asuman su rol en la revolución; como claro está, sabemos que las críticas son necesarias para evitar lo que él nombra “la corrupción, la burocracia indolente” y el resto de males que ocurren por la falta de crítica constructiva y conciente de todos los actores.

Pero como acá en Venezuela es más fácil jalar bolas a la sombra que escardilla al sol quemante; pues vemos como ningún funcionario crítica y él que lo hace, pa fuera!.

Esta solicitud de actitud crítica constrasta con el discurso sobre Polar Barquisimeto y el séquito de funcionarios que lo rodeaba, si hubiera estado ahí mis críticas a su discurso vendrían por los siguientes puntos:

– Chávez dijo (para refrescar la idea) ¿Qué hace Polar en el Centro de Barquisimeto?, Ciérrenla!, vuelvan esto una zona de habitabilidad social.

Mi respuesta crítica de haber estado ahí:

1.-  Primero, Señor presidente; eso no es el centro de Barquisimeto, ni siquiera se le acerca, eso es el noroeste de Barquisimeto (es como decir que la zona Industrial de los Ruices está en el centro de Caracas); puede ir a Google Maps si desea comprobarlo …

2.- ¿Qué hace ahí?, pues lo mismo que lleva haciendo desde hace 50 años, compartiendo el parque de la Zona Industrial 1 con más de 250 empresas.

3.- Mudenla!: Y qué hacemos con las otras 250 empresas de la Zona Industrial 1 sin que la medida se vea como una simple y vulgar represalia política contra Empresas Polar?

4.- ¿Por qué la Zona Industrial de Barquisimeto?: Si mudan Polar, entonces habría que cerrar Piovesan (fábrica de plásticos y productos de construcción) que es vecina; o los galpones de Mapfre (la aseguradora de vehículos) o la fábrica de tanques de agua que surte a la Alcaldía en los planes de agua o ¿por qué no mudamos la totalidad de la Zona Industrial?, a la final, es una zona industrial que también se vió por el tiempo rodeada por el crecimiento de la ciudad.

No entiendo cual es la represalia contra la Zona Industrial 1; que lleva ahí más años que cualquiera de nosotros; mudar solamente a la Polar sería una represalia al 100% (no tendría justificación técnica ni económica alguna); mudar la totalidad de la Zona Industrial y volverla residencial (para que el bicentenario tenga algo del “EXITO” que tenía antes o que tiene Garzón ahora) sería más costoso que lo que se busca lograr.

Habría que sacar también de la Zona Industrial:

* El Parque industrial del Estado

* El Estacionamiento de la Alcaldía / AMTT (Que ocupa la misma cantidad o un poco más de espacio que Polar, contratando a mucha menos gente).

* El INCES industrial (¿qué va a hacer el INCES industrial lejos de la zona industrial?).

Ni por un pelito trato de defender a Polar; pero esto a todas luces es una vulgar retaliación política; no solo contra Polar sino contra Henry Falcón (que no es santo de mi devoción pero ya sabemos que Chávez y el PSUV son enemigos ocultos del Gobernador, hipócritas todos ellos que no se dicen de frente las vainas porque se tienen miedo).

El caso es tan común que al contrario, una zona industrial que no haya sido rodeada por la ciudad es una excepción; veámos algunos ejemplos:

* La zona industrial de la Urbina / Boleíta Norte y Los Ruices; ¿Quitamos la Coca Cola y la Fábrica de trajes Monte Cristo de ahí y las mandamos para no sé, un parque industrial inventado a las afueras de Charallave?

* La Zona Industrial de la Yaguara: Enviamos a SIVENSA y a Fundición pacífico para Ocumare del Tuy y convertimos eso en una solución habitacional?, no olvidemos mudar a Makro!, sus empleados pueden dedicarse a la buhonería en el junquito y la colonia tovar!-

* La Zona industrial de San Diego (Valencia): Las empresas estaban ahí desde antes que a alguien se le ocurriera vivir alrededor de las industrias y mucho mucho antes de que el municipio se volviera “El Chacao de Valencia”.

* La Zona Industrial de Paramillo: ¿Qué hace un Aeropuerto privado en el centro de una Ciudad?, cuando San Cristobal era un pueblo de 4 pelagatos, estaba el aeropuerto ahí; ahora que la zona de Altos de Paramillo se convirtió en el nuevo centro de urbanización de San Cristobal, fueron las personas (y no las industrias) las que llegaron “después”.

* ¿Por qué no mudamos al complejo criogénico de JOSE para un lugar apartado?, OMG!, es que “precisamente” fue construido en un lugar apartado hace más de 20 años!, pero el crecimiento poblacional de Barcelona-Bergantin y de soluciones habitacionales para obreros lo hizo ahora estar rodeado (incluso peligrosamente) de muchisimas zonas residenciales.


El Problema de Fondo

El problema es mucho más profundo y grave; cuando la Zona Industrial 3 fue planificada (para contener a SIDETUR y otras empresas básicas de gran envergadura) hace más de 40 años; la zona nor-oeste luego de MERCABAR (el mercado mayorista de Barquisimeto) era un completo “peladero de chivo” (como decimos los guaros) y la zona Urbanizada más cercana quedaba algo más allá del Obelisco; en la actualidad, las zonas residenciales atiborran la zona y hasta exceden a las zonas industriales. ¿Problema de Planificación?; rara vez existe el ejemplo de una zona industrial completamente lejana de una ciudad, acá en Venezuela los sistemas de transporte masivo son tan pésimos que no existe logística para creara un nueva zona industrial. Tampoco el mudar las industrias cada vez que estas se ven *rodeadas de gente* es una solución, eso es excesivamente costoso e inviable.

Tal vez Chávez tenga esa idea; los japoneses ya lo están haciendo (mundando zonas industriales y creando zonas residenciales satélite); pero Chávez necesita *aterrizar la idea* y no seguir con esta improvisación de “cierra esa vaina y después vemos que pasa” …

¿Podríamos alguna vez llegar a la logística organizacional de ciudades como Curitiba o Brasilia?; mientras ese concienzudo estudio organizacional no exista; vivir de la improvisación nos está matando, así como ya piensan en volver al viejo horario GMT -4 porque con el actual no se pensó en los problemas energéticos subsecuentes; el pensar que podemos “mover las zonas industriales” para meter gente es tan improvisado como absurdo por dos sencillas razones:

* La gente necesita trabajar; por lo general por costos, es más práctico vivir en una ciudad satélite (como Cabudare) y venir a trabajar a la “Ciudad Industrial y Comercial” que es Barquisimeto; si llenamos a Barquisimeto de gente y le sacamos las industrias y los comercios, ¿En qué carajo van a trabajar?.

* Cuando hayamos podido “mover la zona industrial”, si es que eso se puede, crearemos un caos logístico que incluye vialidad, transporte público masivo, electrificación industrial, parque industrial instalado y hasta problemas fiscales (si erradicamos La Zona industrial de Los Ruices por ejemplo dejamos sin impuestos industriales al Municipio Sucre).

Quisiera ver a la cara de la Alcaldesa Amalia Saez diciendo “Si Chávez, yo saco la Polar de ahí”; mientras piensa en sus adentros ¿Y ahora de qué va a vivir los impuestos municipales del SEMAT si sacamos las industrias?, ¿Y quién ahora quien me va a financiar si no tengo a Polar, mis templetes y fiestas con Chino y Nacho que tanto me gustan? …

diría ¡Oh!, y ahora … ¿Quien podrá defenderme? …

Ella es la primera afectada por una decisión de ese tamaño; aceptarla sin chistar y sin criticar es exactamente lo que Chávez se quejó en su columna del domingo …

Presidente; tomo su palabra, acá está su joven crítico acérrimo, enemigo de la corrupción, de la desidia, del despilfarro, de la burocracia indolente e ineficiente y de las ideas estúpidas y sin posibilidad de ejecución sensata …

¿Eso de criticar también valía para criticarlo a usted? …

Acerca de phenobarbital

http://about.me/phenobarbital

Publicado el 14 febrero 2010 en Cultura Libre, Política y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. no me aguanté las ganas de comentar (por muy incómodo de hacerlo desde el móvil) pero ese mal se ve en todos lados: no son las zonas industriales que están mal ubicadas, son las mismas zonas residenciales, bien sea impulsadas por la anarquía de particulares y privados -en la ilegalidad, caceríos, etc.- como por la ignorancia y conchupancia de los gobiernos locales que a diestra y siniestra otorgan permisos de construcción por salir del paso.

    Por ejemplo acá en Zulia hay innumerables viviendas (sino es que todos estamos mal ubicados) donde tienen una tubería que transporta gas u otros combustibles, por el frente o el fondo de su casa, ranchos construídos sobre antiguos pozos petroleros, balancines que adornan con orgullo el patio de la casa, etc. y seguiremos en las mismas.

    Es raro ver una zona industrial -o lo que quedan- que no estén cercadas por zonas industriales. Que no han ocurrido tragedias, pues, esperemos que sea así.

    ¿Por qué todavía existe esa mentalidad de urbanizar -y ahora a juro porque sí- zonas inapropiadas, amén de las pocas áreas verdes que quedan y del que no existe un respeto para nada ni nadie? No hay que mirar lejos para acusar quien contamima a quien, por ejemplo.

    Saludos (y sí, a leguas se le ve es un capricho político de ese señor)

  2. Gracias por el comentario y sí; el principal problema que sigue a los caprichos (o a la improvisación) es el nombramiento de funcionarios que no sirven para el cargo; fijate un ejemplo que está ocurriendo ahora mismo; los Silos del Estado Portuguesa fueron tomados por el gobierno, en una medida “supuestamente” para salvar la distribución alimentaria de la población; fuera cierta o no la razón; los funcionarios han admitido que no podrán poner operativos los silos esta temporada de cosecha; por lo que el Sorgo y el Girasol no podrá ser arrimado en esos Silos; quedando la empresa privada (Cargill y Polar) como las “salvadoras” de esa cosecha.
    Es que la improvisación y la inutilidad está por matar a este país …

  3. señores FUNDICION PACIFICO
    SU DESPACHO.

    hemos estado viendo atraves de la television y continuamente en espacios correspondientes a horario regular una promocion de una estriper de nombre karla osuna donde usteds grabaeon un comercial dicha señore pertenece a una red de prostitucon de internet inclusive denunciada en varios medios de el mismo, nosotros solo queremos colaboren y no contiuen difundiendo la imagen de dicha señora a taves de los medio en este caso televisivos señores la lucha contra la pornografia en television y el incentivar imagenes de señores que se dedican a estas situaciones es bastate lamentable.

    No podemos entender como ni quien se las suministro como modelo ya que si ustedes buscan en internet encontraran suficiente material denunciando esta situacion, lamentamis que una industria tan sercana a el publico venezolano caiga en esto, comenzando por las publicaciones sobre relaciones sex con lesbianas en internett fotos que ya les enviamos agradecemos por el bien de los y las jovenes do contiuen en la difusion de la imagen de esta señora y asi colaboren con la lucha social que se biene realizando a brazo partido en los derechos de los niños y niñas adloescentes y por sobre todo esta persona llama a show donde se le toman fotos mientras ella se va desnudando espectaculo donde se venden entradas a menores de edad q en un sotano de un edificio caraqueño, pidiendo la urgente colaboracion po

    imagen de la mujer venezolana y la pornografía

    RESUMENNuestro interés es presentar una reflexión sobre cómo las imágenes publicitarias y otras difundidas en medios impresos o audiovisuales intentan definir patrones estéticos, eróticos y pornográficos femeninos, que se arraigan cada día con más fuerza en Venezuela. En segundo lugar se presentará una discusión en torno las disertaciones anti-pornografía como discursos reguladores de la subjetividad, del cuerpo, del género y del deseo, que delimita las prácticas sexuales y modelos corporales como aceptables o inaceptables. Aunque las clasificaciones sobre lo pornográfico difieren, dependiendo de quién la produce, quién la consume y quién regula o trata de controlar su consumo y difusión, podemos encontrar una coincidencia entre el propósito que persiguen los productores y los entes de control, y está en su interés por definir, construir e instaurar una imagen de la sexualidad, la sensualidad y el erotismo de la mujer venezolana, uniéndose así estas nociones a la noción de género, como puntos relevantes en la construcción de la identidad (individual y colectiva). Palabras claves: Pornografía, mujer, medios de comunicación, iglesia, Estado, feminismo, pos pornografíaIntroducciónAunque las clasificaciones sobre lo pornográfico difieren dependiendo de quién la produce quién la consume y quién regula o trata de controlar su consumo y difusión, podemos encontrar una coincidencia entre el propósito que persiguen los productores, los entes de control y los consumidores, esto es su empeño en construir e instaurar una imagen de la mujer dentro de la sociedad que cumpla con ciertos parámetros predefinidos, según la lógica y los intereses de cada uno de estos sectores. Nuestro interés es presentar una reflexión sobre los diferentes discursos que intentan definir ciertos patrones estéticos y sexuales femeninos en Venezuela, actuando como reguladores de la subjetividad, del cuerpo, del género y del deseo, delimitando las prácticas sexuales y modelos corporales de la mujer como aceptables o inaceptables.En primer lugar, examinaremos algunos discursos que difunden imágenes femeninas con contenido sexual, tales como la publicidad que circula a través de medios impresos (revistas, periódicos, vallas publicitarias) o audiovisuales (televisión, cine, Internet) y, en segundo lugar, nos referiremos a las disertaciones anti-pornografía contenidas en el discurso eclesiástico, el discurso jurídico construido por el Estado y el feminismo conservador. Por último, haremos referencia a las nuevas tendencias hoy agrupadas bajo el título de “pos pornografía”, que han surgido como contraparte ante los discursos reguladores de la sexualidad de la mujer y que buscan exaltar el rol que ésta tiene como sujeto activo, constructor de su propia imagen. Frente a los discursos prescriptivos La pornografía ha sido definida como la descripción o exhibición explícita de actividad sexual en forma de texto o de imágenes, en diversos medios: literatura, publicaciones periódicas, cine, televisión, publicidad, Internet y video, según define Soto en “La mirada pornográfica: más allá de la sexualidad, el erotismo y la afectividad” (2002). No obstante, como ya lo hemos apuntado en el trabajo Penetrando en la Forma Desencantada del Cuerpo: Aproximación Antropológica a la Producción y el Consumo de Pornografía en Venezuela en Diversidad sexual en Venezuela (2007), “Establecer los límites entre lo pornográfico y lo que no lo es, resulta una ardua tarea, ya que lo pornográfico no sólo depende de las descripciones o las imágenes que se muestren, ni de la forma en que son presentadas. Si bien estas imágenes son producidas con una intencionalidad y dentro del marco cultural del pornógrafo, los observadores van a generar sus propias interpretaciones sobre lo que ven, otorgándole nuevos significados de acuerdo con su cultura, su experiencia, su contexto histórico, su ideología, sus prejuicios, etc. Así, lo que es pornográfico para unos, puede no serlo para otros” (González y Blanco, 2007). hora bien, superando por el momento esta idea que muestra la relatividad de un término como “pornografía” cuando tratamos de entenderlo desde la óptica del consumidor, nos ubicaremos aquí en otro punto: aquel desde el que podemos verla como imagen sexual utilizada de modo directo o indirecto para construir estereotipos en torno al rol de la mujer en la sociedad. En definitiva, abordaremos la pornografía y los discursos que la promueven y la censuran, como medios de construcción de la identidad femenina, de cómo debe verse la mujer a sí misma y cómo debe mostrarse ante los demás. Partiremos de los planteamientos de Michael Foucault en Historia de la Sexualidad (1976), quien ha afirmado que la pornografía, como discurso, no puede ser censurada debido que ésta es reflejo de los discursos médicos, legales, educativos, económicos en torno a la sexualidad. La pornografía, al igual que esos discursos construidos en la modernidad, trata de crear una verdad sobre el sexo, pues busca prescribir esta práctica se caracteriza por normalizar; por definir lo que puede hacerse público y lo que no de las prácticas sexuales. Para buscar estas formas prescriptivas del sexo penetraremos en lo que Foucault denomina “tecnologías del sexo”: pasaremos por los medios de comunicación, el discurso eclesiástico, el legislativo y por el feminismo abolicionista, buscando puntos de encuentro entre estas formas de construir y prescribir la sexualidad, ya sea censurando la pornografía o difundiéndola y promoviéndola. Más allá de posicionarnos dentro de alguna de estas visiones, intentaremos tener una actitud crítica que nos permita superar la simple descripción de estas posturas, para comprender e interpretar la diversidad de discursos que se tejen en torno a un tema tan complejo como la sexualidad femenina y su representación. Haremos énfasis en las imágenes -entendiendo que aquello que se define como pornografía se manifiesta a través de imágenes y de textos escritos-, partiendo de la idea de que ésta actúa continuamente sobre la vida sexual del sujeto consumidor. Como explica, en La ilusión y la desilusión estéticas (2000), la imagen no es espejo de la realidad, sino que está en su centro, ésta refracta al sujeto y le impone su presencia. No obstante, estaremos atentos de no definir al sujeto, y en este caso a la mujer venezolana, como sujetos pasivos, víctimas inertes ante lo que se les presenta frente a los ojos. Sostenemos que este sujeto mira y analiza la imagen y la re-interpreta, creando, elaborando, construyendo su propia identidad, pese a que ésta pueda terminar anclada a modelos predefinidos. Sexo para vender Como bien sabemos, los medios de comunicación juegan un papel clave en las sociedades pos-industriales, y Venezuela es una de ellas. Las vallas publicitarias, la televisión, el cine, el Internet, las revistas y otras publicaciones periódicas, nos ofrecen diariamente señales sobre cómo debemos ser, actuar, pensar si queremos alcanzar el éxito, la popularidad, la satisfacción plena en nuestras vidas. Son estos medios los que difunden la publicidad, uno de los productos culturales que nos muestran realidades construidas, que nos venden deseos y necesidades1. En cuanto al sexo, los medios ofrecen una gran gama de posibilidades para satisfacer todas las preferencias y en este proceso proponen y venden fantasías. Estos medios dicen qué es el sexo y cómo debe ser practicado, difundiendo estereotipos de las relaciones sexuales. Como señala Machado en El Paisaje mediático. Sobre el desafío de las poéticas tecnológicas (2000), los medios de comunicación son “maquinas semióticas” que hablan y determinan los modelos de percepción e inculcan ideologías, construyendo de esta forma las redes de significaciones, de gustos, deseos, imaginaciones y sensibilidades de los sujetos. Al lado de la publicidad encontramos las telenovelas y algunos programas de concurso transmitidos en los canales de televisión local. Los medios de comunicación en Venezuela, así como en otros países, ofrecen un supermercado simbólico de estilos de vida, conforman identidades cortas, producen narrativas visuales instantáneas e inestables, permiten nuevas formas de expresividad social, produciéndose y produciéndonos culturalmente (González y Blanco, 2007). La función de la publicidad es vender productos, siguiendo parámetros estéticos y comerciales que le permitan incrementar la demanda de la mercancía ofrecida. Tal como lo señala h, en La sociedad opulenta (1958), muchos de los deseos del individuo ya no son ni siquiera evidentes para él mismo. Sólo se le presentan cuando son sintetizados, elaborados y alimentados por la publicidad. Uno de los mecanismos de los que se vale la publicidad para generar estímulos y repuestas entre los espectadores con el fin de atraerlos al consumo de determinados productos (bebidas alcohólicas, ropa, automóviles, entre otros) es el uso de imágenes con contenido sexual. el sexo vende de forma indirecta, es una herramienta de promoción poderosa para vender productos en el mercado. La publicidad nos bombardea día a día con imágenes que nos revelan maneras de ver el mundo y de concebir las relaciones sociales y, para llegar mejor a los consumidores, los publicistas han encontrado en el sexo un recurso para la captar su atención. Éstos notaron que los individuos compran lo que desean, más allá de adquirir aquello que, de manera racional, consideran necesario para vivir. Así, el cuerpo femenino se ha convertido en un símbolo central en los medios publicitarios. La pregunta es ahora ¿a quién va dirigida la publicidad que utiliza la imagen de la mujer como estrategia de venta? El cuerpo femenino es utilizado, por un lado, en la promoción de productos para hombres heterosexuales, convirtiéndose ésta en objeto, en herramienta para reflejar y despertar principalmente deseos sexuales masculinos asociándolos a aquello que se pretende vender. Ejemplo claro de ello en nuestro país es la publicidad de las cervezas Polar y Regional, donde la bebida es acompañada por un cuerpo femenino en poses sugestivas y con escasa ropa. Por otro lado, la imagen femenina se utiliza para construir un ideal de la mujer perfecta, con miras a ser imitado a través de la adquisición del producto. Tal es el caso de la publicidad de diversas marcas de ropa interior o de productos de belleza que siempre exhiben cuerpos “60-90-60”. En ese contexto, el cuerpo femenino -no cualquiera, sino aquel que gracias al Photoshop se muestra perfecto- se introducen en el mercado como producto sobre el que se erigen identidades individuales y colectivas.

    La dominación Masculina (2000), la maniobra realizada sobre las imágenes de hombre vs. mujer se monta sobre un juego de polaridades en donde la relación entre los sexos se basa en la dominación. encuentra en esta operación la presencia de lo activo vs. lo pasivo y el deseo masculino como deseo de posesión. Lo femenino aparece caracterizado como una dominación erotizada en la que el deseo de la mujer es deseo de dominación masculina. (Recordemos la publicidad del desodorante AXE que muestra mujeres dispuestas a todo, por y con aquel hombre que use el producto). Implica aceptar que la sexualidad masculina es activa, desbordante y sin límites mientras que la mujer es pura pasividad que se ofrece. Este valor se ha ido produciendo y enfatizando a través del modelo visual generado por las tecnologías de la imagen: la fotografía, el cine, la televisión e Internet, que consiguen seducirnos con mensajes tentadores que nos dicen todo lo que ves puede estar a tu alcance. Asimismo, el consumo compulsivo de cosméticos, la obsesión por las dietas, la adicción a las cirugías, son el resultado de la búsqueda desenfrenada por calar en el estereotipo de belleza con el que nos seducen y sugestionan los medios de comunicación, a través de sus mecanismos que estimulan la obediencia: ¿Quieres tener un cuerpo deseable? usa tal o cual producto y en esto, el mercado y la medicina van de la mano; ambos ponen a la disposición de las consumidoras identidades prefabricadas que se venden como estilos de vida. Nos ponen en bandeja todos los artificios necesarios para lograr el cuerpo deseado, por medio de intervenciones quirúrgicas (implantes mamarios, lipoescultura, etc.) o de alteraciones temporales (productos cosmetológicos, adelgazantes, fajas, ropa interior con rellenos, etc.), incluso ofreciendo “precios solidarios”, al alcance de todos. Esto nos muestra cómo se ha tratado de configurar nuestra noción de identidad sobre la apariencia física y la sexualidad, más allá de los roles que podamos jugar en la sociedad. Todos los días, a través de todos los medios de comunicación, nos dicen cuán imperfectos somos y cuántas normas estéticas debemos acatar para encajar en los cánones de belleza impuestos por la moda. Pero los medios de comunicación cuentan con otras estrategias para indicarnos cómo debemos llevar nuestra vida íntima para alcanzar “la felicidad” en términos sexuales.

    Además de los mensajes enviados por la publicidad de algunos productos, publicaciones periódicas como el periódico juvenil Urbe, los programas de concurso como la sesión de “Guerra de los sexos” en el programa Sábado Sensacional, los videos clips de reggaetón, las telenovelas, entre otros, son vías a través de las cuales se exhibe la mujer sujeta a dudosos placeres de la sumisión sexual o a la mujer desinhibida frente a los hombres, y donde se debate sobre lo que es ser mujer sexualmente hablando, haciendo explícitas ciertas pautas para las prácticas sexuales. Sensores de la sexualidad Pero así como los medios de comunicación buscan instaurar patrones de belleza y de sexualidad, encontramos otros discursos que se preocupan por regular y dictaminar cómo debemos llevar nuestra vida en sociedad. Veremos ahora como la Iglesia, el Estado y algunos discursos feministas constituyen espacios de poder desde los cuales se construyen formas de censura, abolición y prohibición de ciertas conductas humanas.

    Los argumentos del estado y de los órdenes religiosos se presentan como guardianes del orden social, moral y cultural y se preocupan por los efectos nocivos de la pornografía para la sociedad. Las autoridades tratan de regular la producción y el consumo de pornografía, definen el límite de lo tolerable, establecen normas y censura en pro del bienestar común. El Estado puede sancionar a través de leyes. Los órdenes religiosos apelan a sanciones morales y divinas. Pero ambos abogan por el respeto, los valores y la decencia pública. La Iglesia se preocupa, como lo ha hecho históricamente, por impartir lo que ellos definen como “educación moral y cristiana”, tratando de inculcar en la población venezolana ciertos valores espirituales que desde su punto de vista nos alejarán de ciertas prácticas pecaminosas como el consumo de pornografía (González y Blanco, 2007). En este contexto religioso, todo placer sexual desligado de la reproducción es calificado como lujuria, como simple fornicación, como un pecado contra la castidad. Esto es, todo acto sexual deliberada y voluntariamente infecundo es intrínsecamente malo. En consecuencia, los esposos entregados a actividades amatorias con fines reproductivos son castos. Los demás practicamos la simple fornicación y a esto se le suma la idea de que la virginidad es un estado más idóneo que el matrimonio mismo, por lo que, pese a que para la preservación de nuestra especie sea indispensable la reproducción, aquella mujer (u hombre) que conserve su virginidad estará “más cercano a Dios”. En tal sentido, para la Iglesia las pautas que delinean el rol de la mujer en la sociedad tiene un origen divino, por lo que no se discuten, no deben ser violados ni alteradas. La mujer fue creada para acompañar al hombre, para procrear y cuidar de la familia. Cualquier práctica que rompa con lo establecido, serán sancionada: “si cometes pecados no entrarás al reino de los cielos”. Vistas desde esta perspectiva, cualquier imagen sexual debe ser abolida. Por ello, encontraremos frecuentemente discursos religiosos que se enfilan en contra de los medios de comunicación, en especial aquellos que, como el Internet, permiten el libre acceso a infinidades de páginas sexuales no reguladas por ninguna norma estricta. Por su parte, el Estado venezolano trata de regular la producción y consumo de pornografía apoyándose en lo establecido en el artículo 14 de la Ley Contra la Delincuencia Organizada (2005), que trata sobre los delitos contra las buenas costumbres y el buen orden de la familia. Este artículo prohíbe que se explote la industria o el comercio de la pornografía para reproducir lo obsceno o impúdico a fin de divulgarlo al público en general. Asimismo, los artículos 387 al 389 del Código Penal, sancionan la incitación a la prostitución. Para implementar lo expuesto en la ley, los cuerpos de seguridad del Estado se han propuesto en los últimos tiempos retirar del mercado el material pornográfico e investigar su procedencia, especialmente, antes las oleadas de producción de pornografía infantil. En materia del contenido de las transmisiones y las comunicaciones a través de los diferentes medios de comunicación, el estado venezolano ha creado diversas normas sobre responsabilidad social entre las que cuenta la “Ley de Igualdad de Oportunidades Para la Mujer” (1999) y la “Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión” (2005). Esta última, más allá de prohibir contenidos, se preocupan por regular los horarios de transmisión de la programación y los contenidos que difundan mensajes que no tengan un fin educativo, recreativo e informativo. Por ejemplo, la publicidad de tabaco y licor, así como la publicidad de pornografía y prostitución que durante un buen tiempo circuló por los medios televisivos nacionales. Como podemos ver, estos discursos, el de la Iglesia y del Estado, si bien se presentan como herramientas de control de los contenidos sexuales difundidos a través de los medios de comunicación, no dejan de ser otra vía a través de la cual se busca normativizar los modos de ser, de pensar y de sentir de los individuos, por lo que en cierta forma cumplen la misma función que los medios. No obstante, el discurso eclesiástico y legislativo se preocupa por frenar “la explotación de la imagen sexual femenina y la violencia de género”, aspecto en el que se aleja de los medios de comunicación para evaluarlos y censurarlos. El asunto está en el rol que juegan las propias mujeres en la definición de estas pautas y de estos espacios discursivos que nos dicen cómo es el sexo y cómo debemos hacerlo. Ahora bien, ¿cuál es la posición de las mujeres frente a esto? Los dos apartados siguientes nos hablarán al respecto. Veremos cuáles han sido las reacciones de algunos movimientos de mujeres frente a las “tecnologías del sexo” antes presentadas. Comenzaremos por revisar brevemente una de las respuestas discursivas feministas frente a la difusión de imágenes sexuales femeninas. Abolición de la pornografía ¡ya! Pasaremos aquí de la escala nacional para pararnos en el contexto global, debido a que lo que buscamos rescatar son las premisas centrales de algunos movimientos feministas, para así comprender cuál ha sido el rol de las mujeres frente a los medios de comunicación y a los discursos reguladores, para escuchar finalmente cuál ha sido su reacción ante los diferentes patrones que han tratado de instaurar una idea sobre la sexualidad femenina sin darle cabida a la idea que estas tiene de sí misma. No nos extenderemos aquí en detalles históricos respecto al movimiento feminista que desde los años sesenta se han desarrollado, sólo haremos referencia a una de las representantes más radicales de este movimiento a nivel mundial, Andrea Dworkin, pues su discurso es uno de los más emblemáticos en torno a la condena de la representación de la sexualidad femenina realizada por los medios de comunicación, entendida como una forma de promoción de la violencia de género, de la subordinación de la mujer en términos sexuales y políticos, abogando por la abolición total de la pornografía. Dworkin, ha definido la pornografía como una forma de degradación humana de fabricación burguesa, donde la mujer es convertida en fetiche, bajo una estética vulgar en la que la mujer es objeto para el deleite del hombre: “Pornografía es pedagogía para recordar el papel histórico que la burguesía le asigna a la mujer que, además de administrar los bienes del poder masculino, han de administrar los bienes del placer machista, deberán afeitarse, pintarse, vestirse, desvestirse, contorsionarse, gemir, gozar y agradecer lo que el hombre les provea, poco o mucho, chico o grande… no hay salidas, ese es su margen de maniobra y ese es el límite de sus placeres” (Dworkin en Buen Abad, 2007). Esta idea fue y aún es seguida por muchas y muchos “defensores de los derechos de la mujer” que consideran que la salida es la abolición definitiva de toda forma de representación sexual de la mujer, pues desde su punto de vista, éstas sólo conducen a que se incrementen los índices de violencia de género, mientras el rol de la mujer en la sociedad se ve reducido a la función sexual, para complacer y responder ante los deseos del hombre, convirtiéndose así en un simple objeto para la satisfacción de una necesidad masculina.

    Pero mientras este discurso retórico de la violencia de género continúa enfatizando la distinción entre hombres y las mujeres -los primeros dominadores y las segundas como víctimas-, seguiremos inclinándonos hacia aquel discurso regulador impuesto por el Estado y la Iglesia. Es así como surge, a partir de los años ochenta, un movimiento que afirma que no pueden ser estos los discursos que protegen a los individuos de la pornografía, y critica la complicidad del feminismo abolicionista con las estructuras patriarcales que reprimen y controlan el cuerpo de las mujeres en la sociedad heterosexual. Pos-porno…Lo haremos nosotras mismas Desde los recónditos lugares donde el feminismo no había explorado, sino como el punto más bajo de la victimización femenina, surgen nuevas voces (trabajadoras sexuales, actrices porno, transexuales, etc.) que harán visible su postura crítica ante las imágenes sexuales femeninas.Este nuevo feminismo se preocupará por ir más allá de la lucha por igualdad de la mujer blanca, occidental, heterosexual y de clase media, para prestar atención a las mujeres ignoradas y luchar contra las causas que llevan a las diferencias de clase, raza y género. Partirán de la idea de que las representaciones sexuales hegemónicas no pueden controlarse y prohibirse sino que deben ser abordadas desde una postura crítica y la acción política, surge el movimiento conocido hoy en día como pospornografía. El término pospornografía fue utilizado por primer vez en 1990, por Annie Sprinkle, trabajadora sexual y actriz porno norteamericana, quien lo acuñó para presentar su espectáculo “The Public Cervix Announcement”, originando un nuevo género de representación del sexo, contraponiendo la producción artística y teatral a esas diversas construcción discursivas sobre el sexo que son consideradas tan ficticias, como la misma puesta en escena del teatro. De esta forma, lo que se busca es mostrar que la mejor respuesta contra la pornografía dominante no es la censura, sino la producción de representaciones alternativas de la sexualidad. Se trata de ampliar, por medio de la identificación, la representación y la construcción narrativa, la gama de consumidores, los cuales eran antes en su mayoría heterosexuales y gays, y ahora darán cabida a mujeres heterosexuales y lesbianas, entre otras diversidades sexuales. De esta forma, el discurso pospornográfico se aleja de la visión criminalizadora y prohibitiva de la pornografía que afianzaron las feministas conservadoras y se acerca a nuevas formas de concebir la imagen sexual, abriendo un abanico de posibilidades de representación de sexualidades diversas, que no necesariamente se adscriben a los modelos predefinidos desde la modernidad. Como vemos, este último constructo discursivo abre un nuevo camino para la incursión de las mujeres en la toma de decisiones sobre su propio mundo sexual, sobre cómo debe ser experimentada la sexualidad femenina y cómo debe ser percibida por los otros. El trabajo de Sprinkle es sólo una muestra de cómo este fenómeno se viene gestando en otros contextos mundiales desde los año 90. La mujer deja de estar únicamente dentro de la imagen y frente a ésta, para colocarse detrás de la cámara fotográfica y de video, deja de ser únicamente personaje o ambiente en los relatos y se convierte en narradora de su experiencia como mujer, construyendo su propio relato sobre lo que le gusta y lo que no del sexo y rompiendo con las oposiciones binarias naturalizadotas como la relación hombre/ mujer.

    Más allá de preocuparse por abolir la imagen, por censurar la pornografía y por victimizarse frente a los discursos construidos desde la visión masculina, la mujer heterosexual, lesbiana o transexual hace uso del recurso visual para hablar sobre sí misma. En Latinoamérica se han desarrollado diversos acercamientos a esta idea, siendo clave el interés por reflexionar sobre problemas sociopolíticos desde nuevos horizontes críticos y, específicamente en el contexto venezolano, encontramos propuestas artísticas desarrolladas por mujeres que reflexionan sobre las políticas de representación de la diversidad sexual, de la diferencia, inscribiéndose “…en una visión crítica de la tradicional construcción de la subjetividad «femenina» como dimensión subalterna y, a la vez, cuestionando los parámetros excluyentes del arte” (Hernández, 2002). Hernández, curadora del proyecto expositivo titulado “Desde el cuerpo: alegorías de lo femenino”, presentado en el Museo de Bellas Artes, Caracas, Venezuela, en enero-marzo 1998, escribe lo siguiente, como parte de su reflexión posterior frente a la muestra artística: “Hoy, a cuatro años de presentada la muestra, los problemas allí planteados resultan vigentes, sin embargo, hablaría de representaciones de las diferencias, porque el término femenino todavía opera como signo discriminatorio y esto oscurece la orientación subversiva de mi propósito curatorial, que recurrió a lo femenino para visibilizar una perspectiva crítica al sistema androcéntrico articulada en el arte realizado por algunas mujeres” (2002). El trabajo realizado por Hernández, al reunir en un mismo espacio distintas propuestas artísticas realizadas por mujeres latinoamericanas, europeas y norteamericanas, es un ejemplo de cómo las mujeres han buscado nuevos caminos para cuestionar las construcciones sociales del género y de la sexualidad que se han enraizado en nuestra sociedad. “Las artistas seleccionadas asumen el lenguaje del arte como posibilidad de problematizar su rol como sujeto y artista. El cuerpo es asumido como sitio de lucha porque es allí donde se marcan las diferencias representacionales entramadas en estructuras de poder” (Hernández, 2002). Dentro de las artistas venezolanas que han hecho un amplio trabajo bajo este mismo enfoque, podemos mencionar a Argelia Bravo. En sus trabajos es recurrente la ironía del modelo virginal como sucede en “La que muerde, y traga, incluso” (1997-1998) que alude a la mujer seductora por medio de la representación hipertrofiada de un órgano sexual femenino, yacente como una maja desnuda. “La tela simboliza el enmascaramiento al cual se somete la mujer en la medida en que debe complacer las exigencias de un imaginario masculino que la ha signado como seductora” (Hernández, 2002). Más allá de describir las propuestas o enumerarlas, lo que queremos mostrar es que si bien en nuestro país los agentes reguladores -el Estado y la Iglesia por un lado; por otro, los medios de comunicación- y definidores de gustos sexuales continúan concentrándose en un público heterosexual, mostrando o encasillando a las mujeres bajo roles estereotipados que niegan la diferencia y la diversidad, están emergiendo nuevas propuestas en manos de mujeres que, en lugar de pretender abolir y censurar las representaciones sexuales y definirlas como pornografía bajo preceptos negativos y victimizadores, utilizarán este recurso -entre otros- para debatir, reflexionar y mostrar qué quiere la mujer y qué piensa sobre su propia sexualidad

  4. affer astudillo

    SE LES SOLICITA A FUNDACION POLAR SU COLABORACION…. LES RECORDAMOS CUAL ES LA MISION Y VISION DE LA EMPRESA POLAR EN LA SOCIEDAD……….
    De un democrata a brazo partido por los valores de nuestra querida patria Venezuela
    Se encontraron varias claves importantes que constituyen nuestras necesidades, anhelos y deseos que despiertan el interés del público televidente. De acuerdo a las 8 necesidades básicas identificadas en el comercial, tenemos un vender seguridad emocional, porque despierta ese anhelo e identificación por ser una de las marcas productoras por excelencia del país, ya que todos los productos que ellos producen engloban el 80% de lo consumido en el país, lo que quiere decir que todas las personas que compren es un producto Polar, es considerado por vender una confianza, ya que sin duda las personas que adquieren un producto POLAR, algún producto bajo la misma marca, y las influencias de los comentarios y recomendaciones de otras personas, por el comercial que muestre y es alli donde nos dirigimos a ustedes hemos en la construccion de este pais Venezuela hacia un mejor futuro de nuestro jovenes niños,niñas y adolecentes derechos de la mujer etc…., sin tintes politicos que deformen la historia y valores de nuestro pueblo esto indica la visualizacion o percepcion a traves de los sentidos y al consumo. de productos pertenecientes a esta empresa excelente por demas… Sin embargo es a la publicidad a lo que nos dirigimos .Uno de los elementos que debe e estar presente son los valores del pueblo venezolano o hacia el pueblo venezolano estar presentes en el comercial, pero existe vender inmortalidad, al decir que los productos de la marca polar seguirán en el mercado a pesar de todas las vicisitudes y problemas que puedan estar pasando en el entorno económico, político y social venezolano. “la perspectiva de su influencia. Los mensajes ya sean en la publicidad y sus distintas formas, sé logra posicionar en la mente de ese público receptor con el fin de tener un índice de recordación que puede llegar hacer inmortal si esa marca vende una gran gama de productos como empresas Polar. Objetos de amor Sensación de poder la visualización del entorno femenino la imagen de la mujer sexual, Jerarquía de las necesidades básicas: seguridad, satisfacción, compromiso y emotividad. Pueden dañar inclusive la imagen de la empresa y su buena labor en el plano social y laboral de el pais como empresa, donde los mensajes subliminales o que repercuta de mayor forma en ellos, depende de la personalidad, la seguridad etc., también depende mucho del ambiente social donde se desenvuelva y lo económico. Estas imagenes que le enviamos y la difusión de la imagen de personas ya implicitas en delitos en internet nos lleva a enviarles esta comunicacion lo siguiente:

    SE LES SOLICITA A FUNDACION POLAR SU COLABORACION:

    Fundación Empresas Polar De un democrata a brazo partido por los valores de nuestra querida patria Venezuela
    Se encontraron varias claves importantes que constituyen nuestras necesidades, anhelos y deseos que despiertan el interés del público televidente. De acuerdo a las 8 necesidades básicas identificadas en el comercial, tenemos un vender seguridad emocional, porque despierta ese anhelo e identificación por ser una de las marcas productoras por excelencia del país, ya que todos los productos que ellos producen engloban el 80% de lo consumido en el país, lo que quiere decir que todas las personas que compren es un producto Polar, es considerado por vender una confianza, ya que sin duda las personas que adquieren un producto POLAR, algún producto bajo la misma marca, y las influencias de los comentarios y recomendaciones de otras personas, por el comercial que muestre y es alli donde nos dirigimos a ustedes hemos en la construccion de este pais Venezuela hacia un mejor futuro de nuestro jovenes niños,niñas y adolecentes derechos de la mujer etc…., sin tintes politicos que deformen la historia y valores de nuestro pueblo esto indica la visualizacion o percepcion a traves de los sentidos y al consumo. de productos pertenecientes a esta empresa excelente por demas… Sin embargo es a la publicidad a lo que nos dirigimos .Uno de los elementos que debe e estar presente son los valores del pueblo venezolano o hacia el pueblo venezolano estar presentes en el comercial, pero existe vender inmortalidad, al decir que los productos de la marca polar seguirán en el mercado a pesar de todas las vicisitudes y problemas que puedan estar pasando en el entorno económico, político y social venezolano. “la perspectiva de su influencia. Los mensajes ya sean en la publicidad y sus distintas formas, sé logra posicionar en la mente de ese público receptor con el fin de tener un índice de recordación que puede llegar hacer inmortal si esa marca vende una gran gama de productos como empresas Polar. Objetos de amor Sensación de poder la visualización del entorno femenino la imagen de la mujer sexual, Jerarquía de las necesidades básicas: seguridad, satisfacción, compromiso y emotividad. Pueden dañar inclusive la imagen de la empresa y su buena labor en el plano social y laboral de el pais como empresa, donde los mensajes subliminales o que repercuta de mayor forma en ellos, depende de la personalidad, la seguridad etc., también depende mucho del ambiente social donde se desenvuelva y lo económico. Estas imagenes que le enviamos y la difusión de la imagen de personas ya implicitas en delitos en internet nos lleva a enviarles esta comunicacion lo siguiente:
    (existen infinidades de pruebas contra esta señora EN PORNOGRAFIA)

    hemos estado viendo atreves de la television y continuamente en espacios correspondientes a horario regular una promocion de una estriper de nombre karla osuna donde ustedes grabaron
    un comercial dicha señora pertenece a una red de prostitución de,internet inclusive denunciada en varios medios de el mismo, nosotros solo queremos colaboren y no continúen difundiendo la imagen de dicha señora a taves de los medio en este caso televisivos señores la lucha contra la pornografia en television y el incentivar imagenes de señoras que se dedican a estas situaciones es bastate lamentable. No podemos entender como ni quien se las suministro como modelo ya que si ustedes buscan en internet encontraran suficiente material denunciando esta situacion, lamentamos que una industria tan cercana a el publico venezolano caiga en esto, comenzando por las publicaciones sobre relaciones sex con lesbianas en internet fotos que ya les enviamos agradecemos por el bien de los y las jovenes do continúen en la difusion de la imagen de esta señora y asi colaboren con la lucha social que se viene realizando a brazo partido en los dere chos de los niños y niñas adolecentes (sin tintes politicos ya que soy democrata) y por sobre todo esta persona llama a show donde se le toman fotos mientras ella se va desnudando espec taculo donde se venden entradas a menores de edad que en un sotano de un edificio caraqueño,pedimos con urgencia la colaboracion, ya que la situacion que ha generado esta denuncia en internet ya esta en manos de las autoridades.
    Mis respetos soy comunicador y amigos solo quiero me den una oportunidad de colocar las cosas en el lugar que corresponden por justicia el caso de la señora KARLA OSUNA y las repetidas denuncias sobre la misma ya confirmadas esta señora actua bajo la tutela y se desnuda y cobra a menores de edad este espectaulos, lo ha repartido por toda Venezuela completa en estacionamientos no es modelo es estriper y pornografia a granel el caso es que hay una relacion de dualidad por lesbianismo y demas ………… donde hay menores de edad en las paginas de facebook ya denunciadas ante la fiscalia……….amigos ayuenme a rescatar a los menores de edad de las drogas y la prostitucion y pornografia de menores se solicita moderacion……mis respetos pero no puedo dejar que esto pase… fue introducida en un video de chino y nacho y le enviamos comunicación con todos los datos esta señora y se tomaron las medidas para que la pornografia en internet no continuen con el fin de poder expandir la red de prostitucion esto esta en la mayoria de paginas de internet solicitamos su colaboracion con los derechos de los niños y niñas y adolescentes para que no se contiuen ofreciendo estas señoras a los medios de comunicación y asi poder estas redes penetrar los medios y la juventud a traves de los videos de artistas, sabemos que sus empresas son de seriedad Y CABAL ES POR ESO QUE ENVIAMOS ESTE COMUNICADO A LOS DEMAS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. FOTOGRAFO (gorge gonzalez) NO TITULADO COMETE TODO TIPO DE FECHORIAS INCLUSIVE PARA PODER DEJAR VER LAS CUALIDADES DE KARLITA ES UNA EMPRESA DE DOS EN UN DIARIO DE SIN QUE NADIE TOME CARTAS EN EL ASUNTO Y QUE POR MIEDO AL SEÑOR……. QUE SEPAMOS CRITICAMOS TODO LO MALO PERO DEJAMOS PASAR SITUACIONES COMO ESTAS NO ES POSIBLE TANTA CEGUERA CUANDO NUESTRO PAIS SE ESTA DESTROZANDO EN LAS DROGAS Y LA PROSTITUCION NIÑOS Y NIÑAS DA DOLOR COMO PADRE QUE SOY Y ABOGADO VER ESTO AMIGOS LES PIDO ME AYUDEN A DIFUNDIR EL RESPETO A LOS VALORES HUMANOS Y DE NUESTRA VENEZUELA QUERIDA..

  5. mas largo😡

  1. Pingback: El Espacio de Waldylei » Blog Archive » Zonas Industriales: La crítica aceptada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: