Un Credo personal

Mi situación es claramente extraña; un hombre que para muchos ha hecho muchas cosas; algunas inclusive innombrables; pero que siente que no ha hecho nada porque ha llenado su vida de tantas cosas; inclusive a expensas de algunas, que ninguna llena sus expectativas, nunca me he enamorado, nunca me he sentido realmente acompañado, nunca me he sentido realmente feliz, salvo escasas excepciones; jóvenes como Félix creerán que no es para tanto que simplemente soy un exagerado, personas como Juan José pensarán que debo renunciar a mi condición e integrarme al mundo; pero entonces dos interrogantes pasan por mi mente; No puedo ser como Félix; porque mientras él tenia amigos en la escuela, yo pasaba semanas encerrado en mi casa leyendo libros en latín y resolviendo ecuaciones de Drake, ¿cómo puedo entonces tener las mismas concepciones de la vida que Félix tiene? Y en el caso de Juan José; ¿Por qué debo yo renunciar a mis logros, a mis pensamientos y a mis insulsos pero muy propios pensamientos?, ¿Por qué al contrario el mundo no renuncia y deja de rechazarme?…

Alguien una vez me preguntó que como puedo ser yo tan chismoso, enterarme de tantas cosas; creo que es una mezcla de oído especializado para escuchar, una mente ejercitada para razonar y un cerebro muy grande para imaginar y especular; puedo escuchar descarada e indiscretamente una conversación, razonar sus motivos y especular e imaginar el contenido restante de la acción; eso me ha llevado a conocer a tantas personas que ni me imagino lo que pensarán si les digo lo que pienso de ellos…

Bueno, una vez lo intenté (decir lo que pensaba de los demás) y perdí el 99% de mi vida social, creo recordar que de aquel hecho solo quedó Taimar…

Esa potencialidad del chisme me ha llevado a razonar los motivos del todo, el por qué del mundo, su existencia, todo está tan estrechamente relacionado, tan fundido que no nos damos cuenta de lo sutil de la presencia de Dios y de las cosas que mueven el mundo, que aquellas jóvenes frívolas que conversaban amenamente en el autobús, (como si de algo importante se tratara) del color de cabello que combinaba con el de ojos, labios y glándula pineal, jóvenes que me hicieron pensar lo vacías y secas que son las mentes de algunas personas, hasta aquel chofer de 78 años que con un carrito desgastado y sucio me llevo a las 2 de la mañana hasta mi residencia en Puerto Morro y de la tristeza, la sinceridad  y el hambre que aquel hombre llevaba en su rostro, lo invité a comer y le pagué demás; ese tipo de situaciones tal vez están ahí por una razón, siempre habrá una razón y pienso yo que como criaturas nacidas de Dios debemos tomarlas, actuarlas y no dejarlas pasar nunca, pues creo que nadie se ha puesto a pensar que por algo, por alguien están esas personas ahí;  para lograr algo están esas personas; por algún motivo en una larga cadena sucedieron las cosas tal y como ocurrieron.
El mundo tiene formas extrañas de llegar a su destino�

Suena cruel, pero siempre he pensado que las personas que sufren, los pobres, los mendigos, los indigentes, están ahí para que nosotros los tomemos, los ayudemos, o simplemente obviemos la situación; es una cuestión de humanidad que está en nosotros aceptarla o rechazarla; a mi me ha costado muchísimo trabajo obtenerla, y pienso que no es hora de arrojarla a la basura…

Alguien me preguntó entonces el por qué era yo tan insulso y ayudaba siempre a todo el mundo, incluso mi madre lo pregunta siempre; ¡Deberías tener muchísimo más dinero si vendieras lo que sabes, en vez de regalarlo por ahí!;  lo que yo sé está en un libro, al igual que yo muchos lo tienen, es cuestión de egoísmo supremo, de ver que la gente no me paga con monedas sino con un agradecimiento lo que me hace actuar de esa manera, tal vez debería ser menos maleable y flexible y dejar de ayudar a todos, porque así como muchos nunca me han pagado los miles de favores (hasta monetarios) que les he hecho, de igual manera mucha gente nunca me ha agradecido que los acompañara hasta las 2 de la mañana en proyectos apresurados, lios de carretera,  o en lides mundanas; pero la razón es ¿con qué vara puedo medir quien merece mi ayuda y quien no?; tal vez necesite ayuda ajena o asesoría de alguna tipo para lograr descubrir a tiempo quien merece mi egoísmo, y quien mi rencor.
Tal vez, también debería empezar a recibir algunas monedas demás…

Odio la perfección, me siento tan vacío alrededor de ella, me gusta hacer reír porque simplemente la risa nace del error, de la humillación, de la progresiva aceptación de la condición de equivocarse y de imperfección del ser humano, me causa una risa enorme cada vez que no logro algo, cada vez que se me quema un disco duro o se me quema el arroz, cada vez que me caigo o cada vez que recuerdo mi fragilidad de ser sanguíneo, corporal y voluble; cada vez que alguien ríe por mi causa, me siento más humano, tan alegre como el mismo día que descubrí que si era un ser humano.

Tal vez odie la perfección, pero no tanto como el simplismo, en la expresión de una vida sufista, sin crecimiento ni expectativas personales, sin hambre de conocimiento, sin búsqueda de espiritualidad, las iglesias no son cloro para blanquear pecadores, por ello no soy ni católico ni evangélico, ni apostólico ni mucho menos romano, soy simplemente alguien que se dijo a si mismo que no necesitaba la interpretación de la vida por ojos de un tercero, si otros necesitan las iglesias para que alguien les lea la Biblia, yo solo los necesito a ustedes para leerles la mía. Por qué preguntarse, ¿por qué el cielo es azul o por qué la luna es gris en verano?; respondo, ¿Por qué no?, hay que dejar a un lado el simplismo, la dogmaticidad, â??dejar todo como está porque no me incumbeâ??; prefiero mil veces estar en problemas o en peligro por responder a una pregunta polémica, que tener la repuesta en los labios y morirme como un traidor a mis principios.

Dejar de ser ese autómata que â??actúaâ?? y no vive es mi principal meta en la vida y así como Bolívar gritó en un Monte que debía liberar América, yo gritaré a mi muerte que pude lograr vivir como quise, sin llegar a traicionarme…

Tienes razón de pensar que debes actuar porque debes comer y dormir, obtener dinero, abrigo o cobijo; â??CIERTOâ??, pero no todas nuestras necesidades son tan básicas, y aportar al menos un granito diario a esas otras necesidades mentales y espirituales le aporta una montaña enorme de saber a tu mundo y tu conciencia; a mi ya no me importa acostarme sin cenar, si tengo la plena certeza que mañana seré con ese esfuerzo un mejor ser humano…
Toma todo lo que te den; analízalo, siéntelo y vívelo como si fuera parte de tu cotidianidad; porque al final de cuentas es más cotidiano ver el cielo azul que ver a tu jefe; si inventamos las ciencias, la filosofía, las letras, las preguntas, espero que sea para vivirlas,  para responderlas, que no nos interesen las respuestas es otro problema, pero si están ahí es para obtenerlas y pienso que pudiera ser yo…
¿Por qué no?; será un motivo más para sentirme un ser humano…

Son pocas las personas que me han hecho sentirme humano alguna vez, por lo demás todos son compañeros de trabajo y colegas de mi vida que interactúan conmigo en el logro de mis metas, pero si en algo debo ser sincero es que en verdad no tengo amigos, soy un ser tan vago, tan insustancial, tan cambiante que nunca seré permanentemente amigo de nadie, hasta los momentos no lo he logrado, mis amigos de la infancia no llegaron a la pubertad, mis amigos del colegio se quedaron en azules, mis amigos del bachillerato nunca llegaron al grado, mis amigos de la universidad no llegaron a sustitutivas, mis amigos del trabajo tal vez no lleguen a mi matrimonio o a mi suicidio, lo que llegue primero…

¿Es tan difícil ser mi amigo?; si que es difícil ser mi amigo, no es por egolatría o vanagloria, pero simplemente no es lo mismo tener un perro que un humano, un perro podría recibir mi afecto y mi comprensión, mi compañía y mi tedio, pero no sería jamás un compañero razonable a nivel intelectual y no me agradaría estar mucho tiempo solo ladrando teniendo una conversación amena, colorida o hasta polémica con un terrier Irlandés; sin embargo, el tener una conversación sobre los 10 misterios Masones y las 7 reencarnaciones de Visnú con Pedro Torres no lo hace nunca mi amigo, porque él como muchos otros me ha traicionado por sus acciones personales, por sus actitudes y a veces por su falta de humildad, de condescendencia o simplemente de sinceridad…
Es entonces una cuestión compleja que combina ser sinceros no solo conmigo, sino con ustedes mismos, incluyendo algo de paciencia para aceptar mi presencia, comprensión para aceptar mis críticas, oído para aceptar mi sordera, culpa para aceptar mis pecados, perfección para aceptar mis errores y a lo sumo compañía para aceptar algo de mi pesada soledad…
Solo quería escribir y desahogarme, no muchas veces se cuenta con un psiquiatra de bolsillo a la orden para aplicarme una prueba de Jung, ni tengo un Presbítero personal para confesar mis pensamientos y pecados, soy tan pendejo y transparente que no me importa contárselo a los demás; al fin y al cabo, no soy tan importante sobre este mundo como para querer tener secretos quemándome la garganta…
No hay caja de Pandora que me retenga…

PD: No creáis que he adquirido alguna religión porque les hablo de Dios, siempre he creído en Dios y desde que dejé aquella última religión (Masones) Dios adquirió para mi una connotación tan trascendental que ni siquiera lo nombro, por un respeto supremo a sus poderes; pero he comprendido que debo hablar de él para sentir que estoy diciendo lo correcto, para sentirme uno con todos los demás; si Dios está en todos y Dios está con todos, debo respetarlos y aceptarlos a todos, porque como decía Martin Luter King â??La muerte de otro Hombre, me disminuyeâ??…
Simplemente he entendido que no hay lenguaje más universal que Dios, sea Alá, Visnú, Khrisna, Yavé, Jehová o Cristo, es mejor hablar a través de él y  usarme como escudo de alabanza; sigo sin creer en muchas cosas, pero la ciencia me ha enseñado a creer en lo imposible —

Acerca de phenobarbital

http://about.me/phenobarbital

Publicado el 8 julio 2003 en La soda y la pastilla, Textos Antiguos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: