Archivo del sitio

Simplemente …

Simplemente… eso es; soy un simplista, reduzco las cosas hasta un nivel de mi entendimiento; ahora leo con una lentitud que me es desconocida, mi letra es completamente distinta y me he borrado en trozos de mi memoria. No se donde estoy en estos momentos pero de seguro que no es aquí; lastima que las letras de Kant se hayan ido; porque Nietzsche se parece tanto a mí que lo odio; además, la metafísica Aristotélica no me cae muy bien… quiero dividirme, reducirme al absurdo, hacerme invisible, adorar las cosas que no he visto, reflejarme en el ojo de dios, ¿Cuando podré aprender a negar a Dios?; tal vez nunca, aunque paradójicamente en el resto de mi vida no creo en lo no observable, pues nunca construiría barcos o nada complejo a partir de una paradoja, ni fijaría rumbo a planetas desconocidos, ni intentaría descubrir cosas insospechadas y por ende; el mundo seguirá en manos del existencialismo científico mientras personas como yo renunciemos a nuestro derecho a sentir la vida, a experimentar nuevas relaciones, nuevas vidas y nuevas acciones, nuevos inventos, nuevas formas de ser, nuevas formas de pensar, de sentir, a sentir el gaia, a gauff, al huevo de eva, o a lo que sea fuere nuestro cascarón primordial; nuestro primer encuentro con el ser divino, a sentir el agua correr, a ver las nubes pasar, a contemplar atardeceres y a admirarme más a menudo con los iris de las personas, a decir más frecuentemente te amo o a dejar salir de vez en cuando las imperfecciones de un mundo que no quiere ser explicado y que tampoco nos quiere perfectos; ir al encuentro de ese ser divino y primordial, ese que vive ahí, y que no es otro sino ese ser individual y colectivo que llevamos nosotros, que somos nosotros…

He tenido esos sueños recurrentes de que algún día descubriremos el secreto de las dimensiones, y descubriremos con ello que solo somos físicamente una sombra de nuestra alma, del contenedor inequívoco de nuestras emociones y conciencia; no que dentro nuestro vive nuestra alma, sino que nosotros somos su infima e inútil sombra.

No les deseo dinero, ni prosperidad, ni paz; espero que este año todos abran sus mentes y sus espiritus a ser receptivos de un mundo que está allá afuera, más allá del juego, del trabajo, del stress, de las preocupaciones, del sexo, del amor, de las colas, del tráfico, del humor y de lo mundano; ese mundo que nunca haz explorado porque no haz tenido el valor; vengan … los espero de este lado.

Es simplemente lo que les deseo a todos … que se unan al mundo, vivan y disfruten de esas simples cosas que significan en verdad estar vivo…

Todo lo demás vendrá solo …

Felíz año 2009

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.045 seguidores

%d personas les gusta esto: